Salgado ve «realista y austero» el Presupuesto de 2011

La titular de Economía, que ha empleado un tono y fondo optimistas, advierte de que el Gobierno «no vacilará» si es necesaria alguna medida adicional para atajar el déficit

MADRID Actualizado:

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, ha presentado hoy ante el Pleno del Congreso los Presupuestos Generales del Estado (PGE), en el debate de totalidad de las enmiendas presentadas por todos los grupos excepto el socialista y sus apoyos, Coalición Canaria y PNV, más la abstención del diputado de UPN. Salgado ha iniciado su discurso con un tono y un fondo optimista, asegurando que lo que caracteriza la elaboración de las cuentas públicas del próximo año, como la del vigente, es «realismo en su elaboración y disciplina en la reducción del déficit».

No obstante, ha advertido que «si llegara a ser necesaria alguna actuación adicional para cumplir con la reducción del déficit, la adoptaríamos sin vacilar, tal y como ya lo hicimos en 2010». Con todo, el portavoz socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, ha aclarado tras la intervención de Salgado que no «tiene noticia» de que el Gobierno estudie nuevos ajustes para reducir el déficit porque las cuentas ya son «lo bastantes austeras» para cumplir con los objetivos.

La ministra de Economía ha señalado que el Ejecutivo ha elaborado este presupuesto «en un contexto de estabilidad económica» y que «un año después podemos concluir que las previsiones económicas para 2010 eran acertadas. Diagnóstico económico realista (...) éste señoría es el balance económico del último año».

Previsiones «razonables» para 2011

Por eso, añadió, el Gobierno cree que las previsiones sobre las que ha elaborado las cuentas 2011 (1,3% de crecimiento del PIB) son «razonables». Su estrategia de «austeridad» y reformas estructurales» es la que «a corto plazo permitirá reforzar la confianza y sentará las bases para el crecimiento sostenido a medio plazo».

Elena Salgado ha apelado a la «responsabilidad» de las comunidades autóomas para que cumplan «su parte en el ajuste» de déficit público sin que eso suponga recorte social en partidas clave como I+D+i o becas, entre otros. «hemos dejado atrás año y medio de profunda recesión y la economía comienza a reactivarse apoyada en la recuperación de la confianza».