Rubalcaba viajará a Rabat en nueve días para tratar «asuntos comunes»

También hablará con su homólogo de terrorismo, cooperación policial e inmigración

MADRID Actualizado:

Alfredo Pérez Rubalcaba viajará el próximo 23 de agosto a Rabat para entrevistarse con su homólogo marroquí, Taieb Cherkaoui. Así lo informó ayer el Ministerio del Interior en una nota en la que destaca que será el primer encuentro que mantengan ambos políticos desde la designación de Cherkaoui, a principios de año. Asimismo, señala que en la reunión está previsto que analicen cuestiones como la cooperación policial, la lucha contra el terrorismo, contra la inmigración ilegal y «otros asuntos comunes».

Es de esperar que entre estos «asuntos comunes» a tratar dentro de ocho días por Pérez Rubalcaba y Cherkaoui estén la estrategia de acoso a los policías españoles de la frontera por parte de grupos que piden la «liberación de Ceuta y Melilla», los carteles difamatorios y las acusaciones de torturas contra los agentes, la campaña machista contra las policías que operan en la frontera y el boicot al tránsito de mercancías en el paso de Beni-Enzar, que ha llegado a dejar desabastecidos a los mercados de Melilla.

Rubalcaba ha venido negando las múltiples denuncias del Gobierno de Rabat hacia las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y ha alegado que éstas cumplen «escrupulosamente con los derechos humanos cuando actúan en las ciudades autónomas o en las aguas del Estrecho de Gibraltar», y que así se lo ha hecho saber a las autoridades marroquíes.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, también salió en defensa de la Policía Nacional y la Guardia Civil asegurando que «actúan con la máxima corrección», si bien enmarcó estas palabras —efectuadas tras el despacho estival con Su Majestad el Rey en Marivent— en «la excelente relación» que España mantiene con el reino alauí.

En el operativo «diplomático» que Interior desplegará en Marruecos para poner fin a estas tensiones también podría incluir a altos cargos del Departamento como el director general de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Velázquez.

Exteriores no

aparece

Quien sigue sin aparecer por esta crisis en la frontera de Ceuta Melilla es el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, que permanece absolutamente silente desde que comenzaran las denuncias de los activistas marroquíes contra España. Parece evidente que el Gobierno trata de no otorgar «más foco» al desencuentro con Marruecos al apartar al titular de Exteriores de las gestiones para volver a la normalidad, después de haber utilizado la carta de Su Majestad el Rey en la llamada que este efectuó a Mohamed VI para aliviar la tensión.

Este nuevo encontronazo con Rabat se produce en el marco de una escalada de desencuentros entre los dos países cuyas relaciones bilaterales se agravaron tras el malestar español por el nombramiento marroquí como embajador en Madrid de un ex alto cargo del Frente Polisario, Ahmed Ould Souilem. De hecho, ante el retraso de tres meses de Madrid para dar el plácet al nuevo embajador, Mohamed VI decidió no firmar el relevo. Esto ha provocado que Marruecos no tenga embajador en España desde hace casi ocho meses.