Rubalcaba reafirma la «fidelidad» del PSOE a la Constitución y pide un «nuevo tiempo»
El Grupo Socialista, con Rubalcaba, Rodríguez y Madina - efe
abdicación del REy

Rubalcaba reafirma la «fidelidad» del PSOE a la Constitución y pide un «nuevo tiempo»

Subraya que «nadie» les va a apartar de cumplir la Ley Fundamental y compromete la lealtad del Grupo Socialista a Don Felipe, aunque no ha ocultado las «preferencias republicanas» del PSOE

Actualizado:

En el que, probablemente, ha sido su último gran discurso en el Congreso como líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba ha pronunciado desde la tribuna una intensa proclama de fidelidad al pacto constitucional, dentro de la que ha enmarcado el «sí» sin fisuras de su Grupo a la ley de abdicación que hoy –ha recordado- se limitará precisamente a cumplir un mandato de la Carta Magna previsto en el artículo 57.5. Reforzaba de esta forma lo dicho minutos antes desde el mismo estrado por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la forma política del Estado -el debate de la República- no está hoy en el orden del día del Parlamento.

En su intervención, Rubalcaba no ha escondido sin embargo «las preferencias republicanas» de su partido, pero también dejar claro que el socialismo sigue sintiéndose «compatible con la Monarquía Parlamentaria», periodo dentro del que ha admitido que se han producido 35 años de prosperidad «que no han defraudado». El secretario general del PSOE ha concluido con un mensaje de elogio y lealtad a Don Felipe, cuya llegada al trono –ha dicho--no es sólo un «relevo generacional» sino que «debería significar la apertura de un tiempo nuevo».

Horas después de que a mediodía de ayer consiguiera sofocar el importante brote republicano surgido en su partido, -del que se podrían desprender hoy algunas disensiones a la hora del voto- Rubalcaba ha tomado la palabra para justificar en primer lugar el apoyo de los socialistas a la voluntad de abdicación del Rey. Ha recordado que no hacerlo supondría el «dislate» de decirle a Don Juan Carlos «que siga aunque no quiera» y ha subrayado también que los españoles no son «súbditos» sino depositarios de la soberanía nacional en la que tiene origen la Corona.

Pero por encima de todo, el jefe de la oposición ha respaldado la decisión de decir «sí» a la abdicación del Rey en que «el PSOE siempre cumple sus acuerdos», empezando por el constitucional, y que hacerlo hoy suponía además la «ratificación del consenso alcanzado durante la Transición sobre el modelo de Estado». Impulsor en esta legislatura de la idea de reformar la Carta Magna en sentido federal, Alfredo Pérez Rubalcaba no ha tenido inconveniente en repetir esas intenciones en la tribuna, pero para señalar que esos cambios se producirán siempre «por los cauces pactados, legales» previstos en le propio texto fundamental. «Nadie nos va a apartar del cumplimiento de la Constitución, tampoco a la hora de plantear su reforma», ha enfatizado.

Rubalcaba es un líder de camino a la puerta de salida. Y la sucesión monárquica, pero también a su propia renuncia, --que ha propiciado la apertura de un proceso de relevo al frente del PSOE--, ha parecido hacer referencia también cuando ha reclamado la apertura de «un tiempo nuevo en este país», que deberá incluir «reformas pactadas y consensuadas, cambios institucionales y constitucionales». Para ello, ha comprometido al Príncipe «la colaboración del Grupo Parlamentario Socialista», aún a sabiendas de que, muy posiblemente, no será él quien lo dirija cuando el reinado de Felipe VI eche efectivamente a andar.

«Los socialistas apoyamos con el sí de hoy el consenso de la Transición», ha afirmado. Rubalcaba ha dicho que su partido garantiza «respeto y lealtad» al Príncipe Felipe cuando sea Rey.