Rajoy: «Sería necesario estar ciego para no reconocer los méritos del Rey»
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tras su intervención - efe
ley de abdicación

Rajoy: «Sería necesario estar ciego para no reconocer los méritos del Rey»

El presidente del Gobierno recuerda que «nunca, en la historia de los dos últimos siglos, se ha producido la sucesión en la Jefatura del Estado con la normalidad de ésta»

paloma cervilla
Actualizado:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha destacado esta mañana durante su intervención en el debate en el Congreso de los Diputados sobre la ley orgánica que regula la abdicación de Don Juan Carlos la «naturalidad» con que se está desarrollando este proceso. A su juicio, esta normalidad es síntoma de estabilidad y de madurez democrática». Además, ha puesto el acento en los méritos cosechados por Su Majestad el Rey en estos 39 años de mandato y ha afirmado que «sería necesario estar ciego de obstinación para no reconocer los méritos que ha cosechado el Rey».

Rajoy ha iniciado su intervención señalando que el trámite que se está realizado no tiene nada que ver con el debate sobre el modelo de Estado y ha dejado claro que «no estamos aquí para modificar los hechos, sino para subrayar con nuestra ley que en España contamos con una monarquía parlamentaria, es decir, una democracia en la que todo cuanto afecta a la Corona, como todo lo que atañe a las instituciones del Estado, exige la intervención de las Cortes». En este sentido, ha advertido que lo que se espera de las Cortes es que «resolvamos» el mandato constitucional «con la misma naturalidad que todas las previsiones del proceso sucesorio».

«Símbolo de unidad»

El presidente insistió en que «la forma política de Estado no está en el orden del día de esta sesión» y ha reiterado que «España es una monarquía parlamentaria con hondas raíces históricas».

Rajoy subraya que los españoles entienden que «la monarquía es el mejor símbolo de la unidad y permanencia del Estado y estiman que es la opción que mejor garantiza la imparcialidad, la estabilidad política, la continuidad de las instituciones y, en definitiva, la convivencia en paz que es indispensable para el progreso y la prosperidad».

La puesta en valor de los méritos de Don Juan Carlos durante estos 39 años al frente de la Jefatura del Estado le llevó a subrayar que «sería necesario estar ciego de obstinación para no reconocer los méritos que ha cosechado el Rey que ahora nos deja: su empeño por encarnar la concordia de todos, su capacidad para ser el mejor símbolo de nuestra democracia en el mundo».

«España permanece tranquila»

El presidente señaló que la normalidad en esta sucesión se refleja en que «nunca, en la historia de los dos últimos siglos, se ha producido la sucesión en la Jefatura del Estado, con la normalidad con que se produce ésta». Así, afirmó que «muchas personas lamentan la abdicación del Rey, otras la aplauden, pero a ningún español le intranquiliza, porque nadie considera que se haya producido un vacío en el poder, ni que se haya abierto una etapa de incertidumbres. España permanece tranquila porque se apoya en la estabilidad de su sistema político y la solidez de sus instituciones constitucionales».

Rajoy considera que el proceso de transformación de España ha sido «fruto del impulso y el liderazgo catalizadores del cambio que Don Juan Carlos imprimió a su reinado». Además, destacó que ha sido un «hábil piloto de una Transición llena de riesgos» y su «papel moderador».

«Altura de miras»

Finalmente, el presidente tuvo unas palabras para señalar el papel del Heredero, del que destacó sus « grandes dosis de responsabilidad, serenidad, carácter, preparación, competencia y madurez»

Rajoy termino su intervención aludiendo al momento histórico que está viviendo España, y concretamente el Parlamento y afirmó que «lo que espera la nación de nosotros es altura de miras y responsabilidad. Que sepamos responder con la dignidad que exige la materia que nos ocupa. La dignidad que corresponde a los que nos toca escribir esta página de nuestra historia, en nombre de todos los españoles».