El PSOE exige la disciplina de voto en el debate de la abdicación
Alfredo Pérez Rubalcaba - efe
EL Rey cede el trono

El PSOE exige la disciplina de voto en el debate de la abdicación

La dirección socialista advierte a los diputados que deben cumplir la Constitución

Actualizado:

La actual dirección socialista, aunque esté ya en una situación de interinidad, no está dispuesta a que el debate abierto tras la abdicación del Rey se le vaya de las manos. Alfredo Pérez Rubalcaba, que en todo momento ha mantenido un perfil de hombre de Estado en esa cuestión, ya había anunciado que su partido apoyaría la Ley Orgánica presentada por el Gobierno sobre este asunto. Y ayer, para despejar cualquier duda, la dirección del PSOE conminó a sus diputados y senadores a cumplir la Constitución y a dar el visto bueno a la norma que se debatirá en las Cortes, después de que varios parlamentarios hayan reclamado libertad de voto.

Fuentes de la dirección socialista subrayaron a Efe que el PSOE respalda la norma que regulará la abdicación del Rey en cumplimiento del artículo 57.5 de la Carta Magna, que obliga a resolverlo mediante una Ley Orgánica. Las mismas fuentes insistieron en que, al ser un mandato constitucional, no se prevé que pueda haber libertad de voto, y rebatieron los argumentos de los diputados «díscolos» en este asunto, que alegan que tienen que tener derecho a votar en conciencia, teniendo en cuenta las «hondas raíces republicanas» del PSOE.

El precedente del aborto

También recuerdan esos diputados que los socialistas reclamaron libertad de voto cuando se debatió la reforma de la ley del aborto para que los parlamentarios del PP que rechazan el proyecto del Gobierno pudieran manifestar su postura libremente. Frente a esa afirmación, las fuentes de la dirección reiteraron que el aborto sí es un asunto de conciencia, mientras que la abdicación del Rey es un tema constitucional.

Sea como fuere, el PSOE emplaza a sus diputados y senadores a debatir el asunto en la habitual reunión de los martes del grupo parlamentario, previa al Pleno, en la que, como es rutinario, la dirección expondrá la posición del partido en los diversos puntos del orden del día y los interesados en aportar otro punto de vista podrán tomar la palabra después.

Sanciones

También recordaron las fuentes consultadas que el Grupo Socialista castiga la ruptura de la disciplina, incluso con sanciones económicas que pueden llegar a los 600 euros en función de la trascendencia del asunto y de la reincidencia de los parlamentarios.

De momento son tres los diputados socialistas que han reclamado libertad de voto, aunque eso no quiere decir que vayan a romper la disciplina. Se trata del diputado vasco y exalcalde de San Sebastián Odón Elorza, el alicantino Federico Buyolo y el balear Guillem García Gasulla. Elorza adelantó su intención de pedir que se aplique el artículo 33 del reglamento interno de los socialistas en el Congreso, según el cual se podría conceder libertad de voto si hay diputados, como en su caso, que la reclaman «por razones de conciencia».