El Rey Juan Carlos
El Rey Juan Carlos - Efe
Don Juan Carlos cede el trono

El Rey pronuncia su primer discurso tras el anuncio de su abdicación

Don Juan Carlos tiene también previsto acudir a la tradicional Corrida de la Beneficencia

S.E.
Actualizado:

El Rey Juan Carlos pronunciará este miércoles su primer discurso, tras hacer pública su decisión de abdicar la Corona, en la entrega de los premios Reino de España a la trayectoria empresarial.

El Monarca prosigue así con su agenda, que solo se ha visto alterada con la suspensión de su viaje a Barcelona el lunes, el día que anunció que abdicaba el trono en el Príncipe Felipe. Ayer, Don Juan Carlos, coincidió con Don Felipe en un acto castrense en El Escorial y por la tarde recibió en el Palacio de la Zarzuela al presidente del Consejo de Dirección de Volkswagen AG, Martin Winterkorn.

El Rey se mostró visiblemente emocionado y reconoció que la gente está siendo con él «muy amable» y «muy simpática», y animó a los españoles a «seguir adelante». Como ya el lunes, el Monarca fue preguntado sobre si le provoca tristeza dejar el trono en el que ha permanecido 39 años. «¿Con esta cara?», dijo con una amplia sonrisa de respuesta.

Su Majestad tiene también previsto acudir este miércoles a la tradicional Corrida de la Beneficencia, que tendrá lugar en la plaza de toros de Madrid programada entre los festejos de la Feria de San Isidro.

Don Juan Carlos presenciará así un festejo en el que participarán tres de los toreros más destacados del escalafón: el madrileño Julián López ‘El Juli’, el vasco Iván Fandiño (que ha salido por la puerta grande en la presente edición isidril) y Alejandro Talavante (que también ha cosechado en este serial actuaciones de gran nivel artístico).

El festejo dará comienzo a las 19.00 horas y se espera que Don Juan Carlos reciba una gran ovación del público asistente. La corrida de la Beneficencia está históricamente vinculada a la Casa Real, pues no sólo Don Juan Carlos ha asistido a sus convocatorias, sino que sus orígenes se remontan a la época de Felipe II, cuando el Rey dispuso que cada año se celebrase un festejo taurino cuya recaudación se destinaría al Hospital General, que atendía a enfermos cuya pobreza les impedía costear cualquier tratamiento.