Largos aplausos y vivas con el público de pie en el primer acto del Rey
El Rey recibe emocionado la ovación de los asistentes - Casa del Rey
Abdicación de Don Juan Carlos

Largos aplausos y vivas con el público de pie en el primer acto del Rey

Don Juan Carlos, a los empresarios: «Seguid adelante. Os lo digo de corazón»

ALMUDENA MARTÍNEZ-FORNÉS
Actualizado:

El Rey ha sido recibido en la mañana de este miércoles con un largo aplauso, de un minuto de duración, en su primer acto público desde que anunció el pasado lunes su deseo de abdicar. Y después, al finalizar, ha sido despedido con otro aplauso aún más largo, de minuto y medio, con el público de pie y con un «Viva el. Rey». Este primer acto ha sido la entrega del premio Reino de España, concedido por el Círculo de Empresarios, el Círculo de Economía y el Círculo de Empresarios Vascos, al empresario Enrique Sendagosta Aramburu, que se ha celebrado en el Palacio de El Pardo. El galardonado, que en julio cumplirá 90 años, fundó en 1956 la empresa Sener, que es la primera compañía vasca de ingeniería dedicada a la investigación y el desarrollo.

Don Juan Carlos pronunció en este acto sus primeras palabras en público tras anunciar su próxima retirada, pero no hizo referencia a ella. Antes de leer su discurso, agradeció «de corazón» el recibimiento que le habían hecho y «vuestras muestras de afecto». Y después del aplauso final, volvió a agradecer el cariño: «Seguid adelante. Os lo digo de corazón», pidió.

En su discurso había destacado que «el mayor servicio que los empresarios realizan» a favor de la sociedad, «asumiendo riesgos y dificultades, se concreta en la generación de puestos de trabajo y en la creación de riqueza». «Durante mi reinado -dijo- he puesto todo mi empeño en apoyar el mayor progreso económico de nuestro país, impulsando la cultura empresarial con la vista puesta en el bien común y el interés general. Por eso, hoy hago votos por que este premio se consolide en sus sucesivas ediciones».

El presidente del jurado del premio, Marcelino Oreja, aprovechó su intervención para transmitir al Rey la «gratitud de todos los españoles» por los logros conseguidos tanto dentro como fuera de España. Y el galardonado, por su parte, manifestó su agradecimiento al Monarca, especialmente «por haberse puesto en cabeza del despliegue de nuestras fuerzas exportadoras» y animó a los demás empresarios a seguir el ejemplo del Rey y a ser, a la vez, «señores y servidores». Además, transmitió el «firme propósito» de los empresarios de «trabajar con el Príncipe de Asturias por el bienestar».