debate soberanista

Interior, sobre la independencia: Es jugar a la ruleta rusa»

Fernández Díaz asegura que la deriva independentista en Cataluña "está rompiendo amistades y familias"

EFE
BARCELONA Actualizado:

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz (PPC), ha asegurado hoy que plantear la independencia de Cataluña es "un error histórico" y que apostar por ella es "jugar a la ruleta rusa", mientras que la unidad de España es "caballo ganador".

Fernández Díaz, que hoy ha participado en un desayuno informativo del Fórum Europa-Tribuna Catalunya, ha acusado de "irresponsables" a "algunos dirigentes políticos que se han instalado en la 'rauxa' (arrebato), en vez de estar en el 'seny' (sentido común), cuando "el sentido común es lo propio de los catalanes y lo específico del pueblo de Cataluña". "Yo confío -ha dicho el ministro- que estas aguas que algunos dirigentes irresponsablemente han desbordado en estos momentos, el pueblo catalán las ponga en su sitio y a partir del día 25 se pueda encauzar una situación que jamás debiera haberse producido".

Fernández Díaz ha asegurado ante unas 200 personas, muchas de ellas empresarios, que la deriva independentista en Cataluña "está rompiendo amistades y familias", y ha hecho un repaso histórico a la pertenencia de Cataluña a España, ha dicho, para "desmentir algunas interpretaciones y la versión maniquea de la historia que hacen algunos". "La historia se manipula demasiado a menudo y con demasiada impunidad", ha señalado el ministro, que ha hecho una cronología de hechos históricos desde los visigodos españoles y los carolingios catalanes hasta épocas más recientes para indicar que Cataluña "siempre ha formado parte de España" y que ambas tienen "un pasado, un presente y un futuro por delante siempre compartido".

"Lo que se construye desde la imposición, se hunde tarde o temprano", ha subrayado Fernández Díaz, que ha acusado a los que promueven la independencia de "confundir a la ciudadanía irresponsablemente" por comparar el proceso de Cataluña con Escocia y de "esconder a los catalanes" las consecuencias que tendría la secesión.

El coste de la independencia

Fernández Díaz, que ha confesado que nunca se hubiera imaginado que un día tuviera que debatir sobre la independencia de Cataluña en el siglo XXI, ha recordado que si esta comunidad se independizase saldría del espacio Schengen, tendría que iniciar un proceso nuevo de adhesión a la UE que requeriría la unanimidad de los Estados miembros, se deslocalizarían muchas empresas y tendría unos efectos negativos en la economía. "La economía española está, afortunadamente, fuertemente catalanizada", ha señalado el ministro, que ha recordado que el 50% de los productos catalanes se venden en el resto de España.

También ha asegurado que si Cataluña se independizase tendría que quedar con el 16% de la deuda española y "sus relaciones estarían abocadas al aislamiento", y ha afirmado que sin España "Cataluña no habría organizado los Juegos Olímpicos del 92". "El delirio de la independencia genera más paro y depresión económica", ha indicado el ministro, que cree que "los catalanes tienen derecho a saber a qué precipicio pretenden arrastrarles y los costes que ello tendrá".

"Delirio", "utopía de la secesión", "vendaval de demagogia populista", son algunos de los calificativos que ha usado el ministro para tildar a los que proponen la independencia y que, según él, generan un debate de "familias divididas y amistades rotas". "La gente, cuando se levanta por la mañana, se preocupa por el paro y la economía y no por ver a los Mossos d'Esquadra como estructura de Estado", ha dicho Fernández Díaz, que ha remarcado que "la mejor manera de ser español es ser catalán".