ley sinde

Más de 150 escritores españoles firman el 'Manifiesto por el Copyright' contra el «saqueo» en Internet

Para la Plataforma, "la consigna del 'gratis total', condena a la creación artística a una supervivencia mendicante

MADRID Actualizado:

Más de 150 escritores, entre ellos Almudena Grandes, Rosa Montero, Juan José Millás, Ángeles Caso, Elvira Lindo, Fernando Savater y Enrique Vila Matas, han firmado un manifiesto en favor de los derechos de autor ante el "saqueo que se está produciendo desde hace años en los productos digitales".

Justo el día en que se vota la llamada ley Sinde en el Congreso de los Diputados, 154 escritores y creadores firman un 'Manifiesto por el Copyright' en el que señalan que "Internet debe ser un medio libre y neutral, pero eso no quiere decir que no deban existir reglas en su administración y que pueda conservar la impunidad quien las infringe". "Con el pretexto de defender la libertad -añaden-, algunas voces están defendiendo en realidad la inmunidad para el saqueo de obras ajenas".

Para la Plataforma, "la consigna del 'gratis total', que se ha extendido entre amplios sectores de la sociedad en el caso del consumo de productos digitales, condena a la creación artística a una supervivencia mendicante". Los firmantes, que alertan contra el populismo demagógico que hay detrás de esta polémica, señalan que "la propiedad intelectual es un derecho reconocido internacionalmente y amparado por la legislación española. Merece, por lo tanto, al menos la misma protección jurídica que la propiedad de bienes y la propiedad industrial". Según el manifiesto, "el cuestionamiento a que está siendo sometida por algunos sectores en la situación actual no se funda en razonamientos ni en argumentaciones, sino en la simple constatación de la existencia de una tecnología que permite su quebrantamiento continuo e impune".

Los creadores, por tanto, apoyan "el desarrollo y la potenciación del copyleft y de las licencias de Creative Commons, que ya están contempladas en la legislación española y pueden ser empleadas por los creadores sin ninguna traba". "Dichas licencias, sin embargo, deben ser siempre voluntarias y estar sancionadas por el autor o por las personas y empresas que le representen. Esas modalidades permiten a quien lo desea divulgar su obra libremente a través de Internet".

Proteger la propiedad intelectual

Los escritores, exigen a los "poderes públicos que establezcan normas para proteger con eficacia los derechos de propiedad intelectual masivamente vulnerados" y subrayan que "España tiene una legislación predigital que resulta ineficiente para resolver los conflictos generados por las nuevas tecnologías y para arbitrar soluciones". "El intercambio de archivos p2p y los procedimientos de distribución masiva semejantes no pueden ser considerados, sin incurrir en el cinismo, como meros préstamos entre amigos. Países con los que España quiere homologarse, como Gran Bretaña, Francia o Estados Unidos, cuentan con legislaciones más avanzadas y valientes a las que se debe tender", concluyen.

Frente al argumento del derecho al acceso a la cultura que invocan los partidarios de la libre descarga, los firmantes aseguran que éste no debe ser "confundido nunca con el derecho a acceder gratis a cualquier producto cultural y de entretenimiento". "Los creadores nos declaramos dispuestos a colaborar en la búsqueda de fórmulas que permitan el disfrute de los productos culturales a estudiantes y a personas sin recursos, pero no aceptamos que en una sociedad completamente mercantilizada nuestras obras sean el único bien de acceso universal no retribuido", afirman.

Entre los firmantes están Luis Eduardo Aute, Felipe Benítez Reyes, Fernando Aramburu, Juan Bonilla, David Cantero, Ángeles Caso, Luis Antonio de Villena, Luisa Castro, Ariel Dorfman, Espido Freire, Ángeles de Irisarri, Javier Martínez Reverte, Raúl Guerra Garrido, Almudena Grandes, Eduardo Mendicutti, Rosa Montero, Gustavo Martín Garzo, Manuel Longares, Carmen Posadas, Andrés Neuman, Jordi Sierra i Fabra, Fernando Savater, Zoe Valdés, Elvira Lindo y José María Guelbenzu.