filtraciones de wikileaks

EEUU asegura que los cables sobre España «no reflejan la opinión» de sus dirigentes

El embajador estadounidense en Madrid dice que "los cables diplomáticos, por su naturaleza, son informes y análisis incompletos y subjetivos" y confía en que no afecten a la "excelente relación" que hay entre los dos países

MADRID Actualizado:

El embajador estadounidense en España, Alan Solomont, ha afirmado que confía en que las filtraciones de documentos secretos por la web de Wikileaks "no dañará las excelentes relaciones entre España y Estados Unidos". En una declaración, ante un reducido grupo de medios españoles, el representante diplomático ha subrayado que España y EEUU tienen una muy importante agenda de cooperación y comparten intereses y valores comunes. "España es un aliado clave y un socio estratégico de Estados Unidos", ha afirmado Solomont.

Sobre los documentos filtrados por Wikileaks y publicados por varios diarios de distintos países, entre ellos el español El País, el embajador ha afirmado que son cables diplomáticos que incluyen "informes incompletos y subjetivos" de ayuda para la elaboración de las políticas, "pero que no reflejan la opinión de los líderes de mi nación o la política nacional". Solomont ha dicho asimismo que están "preocupados" por la distribución "de documentos que pueden haber sido robados de sistemas de información clasificados" y aunque consideró asimismo que el "daño potencial" que puede causar a la relación de EEUU con España o con españoles es pequeño, "ese no es necesariamente el caso en otras partes del mundo".

En este contexto ha explicado que los diplomáticos estadounidenses tienen contactos con activistas de derechos humanos, periodistas o figuras religiosas cuyas vidas pueden ser puestas en peligro al revelar el contenido de las conversaciones confidenciales mantenidas con ellos. "Es por esta razón que Estados Unidos lamenta y también condena firmemente la difusión ilegal de información clasificada", que "pone en peligro la vida de personas, amenaza nuestra seguridad nacional y socava nuestros esfuerzos para trabajar con otros países en la solución de problemas comunes", ha dicho.

Tras señalar que aunque la difusión de esos documentos es "un ataque contra la comunidad internacional", no debe interferir en el trabajo que EEUU realiza con sus aliados "para promover la paz, la seguridad, apoyar la democracia y el desarrollo". Solomont ha recordado que él no es un diplomático de carrera, pero ha destacado que conoce la labor que llevan a cabo los miembros del Servicio Exterior, por lo que rechazó las acusaciones de que realizan otras tareas ajenas a su cometido. También ha rechazado cualquier alusión a un trato diferente al diplomático en sus relaciones con los "dirigentes españoles, con líderes de los partidos políticos, y del mundo empresarial o cultural".

Obama valoró el apoyo de España a los presos

El embajador estadounidense ha rehusado comentar "las alegaciones específicas" de los documentos publicados, como la oferta por parte de EEUU a España de entregar 85.000 dólares por la acogida de cada prisionero de Guantánamo. En este punto, Solomont ha dicho que el presidente estadounidense, Barack Obama, encomendó guiarse "por el respeto al imperio de la ley" en sus actuaciones y valoró el "apoyo del Gobierno de España en la transferencia de detenidos de Guantánamo".

Acerca de las presiones ejercidas sobre jueces de la Audiencia Nacional para frenar las investigaciones de casos que afectaban a ciudadanos estadounidenses, el embajador ha afirmado que su país reconoce que "España tiene una judicatura independiente, y respetamos esto", por lo que no intentarían influir o ejercer presiones. Alan Solomont ha reiterado que no cree que la filtración de los documentos que afectan a España vaya a cambiar "la excelente relación" bilateral entre ambos países. Tampoco considera que vaya a suponer un cambio en el modo de trabajar de la diplomacia tradicional.