Rajoy propone podar la administración y mantener pensiones

El presidente del PP llenó la plaza de Antequera, feudo de los socialistas

MÁLAGA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El presidente del PP, Mariano Rajoy, escogió ayer la plaza de toros del municipio malagueño de Antequera, uno de los principales semilleros de votos y dirigentes del PSOE andaluz, para darse un baño de masas e incidir en la idea de que hay que realizar «una gran poda» en las administraciones públicas porque es «la gran asignatura pendiente de la democracia española».

Rajoy acudió a la localidad malagueña para dar el pistoletazo de salida a un nuevo curso político de su partido en la región, que arranca con el viento favorable de las encuestas que acercan a los populares al Gobierno de la Junta, y fue recibido por más cerca de 17.000 personas al grito de «¡presidente, presidente!».

La plaza de toros antequerana se quedó pequeña —muchas personas se quedaron sin poder entrar— para escuchar las promesas de cambio del líder popular, quien centró su discurso en las insostenibles cifras de desempleo, la necesidad de reformar la educación y la crítica a la gestión de Rodríguez Zapatero.

Rajoy consideró necesaria «una gran poda» en las administraciones porque el dinero público «hay que gastarlo en sanidad, en pensiones y en educación».

El jefe de la oposición, que en varias ocasiones tuvo que interrumpir su intervención por los gritos de «¡Zapatero dimisión!», utilizó buena parte de su discurso para analizar el problema del paro. Aseguró que los populares «no se resignan a que haya 4,7 millones de parados que quieren trabajar y no pueden» y manifestó que él y la gente de su partido «están dispuestos a solucionarlo».

Rajoy hizo especial hincapié en que trabajará «para que los jóvenes de hoy tengan un futuro mejor que sus padres, como ha sido siempre» y lamentó que la cifra de paro juvenil alcance el 42 por ciento, el doble que en el resto de Europa.

El presidente del PP aprovechó para atacar en este aspecto a Rodríguez Zapatero y recordó que en seis años de Gobierno del PSOE, «nos ha devuelto a la situación de 1996, con una tasa de desempleo del 22 por ciento en España y estamos dispuestos a solucionarlo como ya hicimos en su día».

Rajoy destacó que «las pymes y los autónomos son quienes hacen este país, dan trabajo al 80 por ciento de los que trabajan por cuenta ajena» y por este motivo les brindó su apoyo en un contexto en el que, según dijo, se sienten «olvidadas y atacadas por un Gobierno inútil». «Hablar de empleo es hablar de que haya crédito, que los bancos den crédito, sin eso, ni riqueza ni bienestar ni empleo ni nada», manifestó, para después señalar que Zapatero «gasta lo que no tiene y le quita el crédito al sector privado español, que es el que tiene que crear riqueza y empleo».