Pornopolítica hasta en la Universidad
Para los jóvenes del PSC, votar a Montilla provoca orgasmos - ABC

Pornopolítica hasta en la Universidad

La Universidad pública Pompeu Fabra acoge un mitin con «top less» de una de las candidaturas «frikis» catalanas

M. J. CAÑIZARES/ I. ANGUERA
BARCELONA Actualizado:

Mujeres que fingen orgasmos, candidatos semidesnudos, pornostars... En Cataluña no se recuerda un ecuador de campaña tan «caliente» como el que protagonizan algunos cabezas de lista a través vídeos de dudoso gusto, pero de enorme repercusión mediática. Ya es oficial: el ciudadano llamado a votar el próximo día 28 en las elecciones autonómicas ha sustituido el interés por las propuestas de los partidos por la curiosidad morbosa, aunque en este caso también pesa la ley de la oferta y la demanda. Ayer mismo, una universidad pública, la Pompeu Fabra, acogió un acto «friki» con el «top less» incluido de una inclasificable artista catalana, Carmen de Mairena, metida ahora a candidata política del partido CORI (Coordinadora Reusenca Independiente). Lleno total en el aula.

El posado semidesnudo de la ex diputada del PP, Montserrat Nebrera, reconvertida en cabeza de lista de Alternativa de Gobierno, o el vídeo de las Juventudes Socialistas en el que equiparan el voto a José Montilla con un orgasmo femenino han cogido el relevo de la polémica tras el alud de críticas que la líder del PP, Alicia Sánchez-Camacho, recibió por un vídeojuego, ya rectificado, en el que se lanzaban bombas contra inmigrantes ilegales e independentistas. El candidato del PSC, José Montilla, se hizo el loco y recurrió a la vieja excusa de culpar a las juventudes de su partido de ese tipo de travesuras.

A vueltas con la independencia o el Estatuto durante cuatro años de legislatura, el votante catalán parece sentir ahora una atracción por la frivolidad. No opina así el director de campaña de CiU, David Madí, quien asegura que el recurso sistemático a bromas procaces «puede pasar factura en las urnas en un momento de crisis en el que no cabe la frivolidad». Madí, que hace cuatro años provocó una fuerte polémica por la difusión del durísimo vídeo «tripartito.cat», ha apostado en esta ocasión por la moderación y por centrar su campaña en las propuestas programáticas de CiU.

Su homónimo en el PSC, Jaume Collboni, defiende el vídeo socialista como un recurso «pensado para internet, dirigido a gente joven con un punto de provocación» y reconocía su sorpresa tras verlo en una televisión generalista. «En campaña no puedes controlarlo todo y hoy nos han metido en este saco».

El líder de Solidaridad Catalana, Joan Laporta, califica de «ocurrente» el vídeo del PSC, aunque hay que tener en cuenta que el ex presidente del Barça cuenta con la pornostar María Lapiedra en sus filas.