Rajoy exige a Zapatero que rectifique la congelación de pensiones
Rajoy, durante la sesión de control en el Congreso - efe

Rajoy exige a Zapatero que rectifique la congelación de pensiones

La guerra de pensiones llega al Congreso. Gobierno y oposición han acabado en un combate de cifras por ver quién ha hecho más por los jubilados

MARIANO CALLEJA
madrid Actualizado:

Guerra de pensiones en el Congreso. Zapatero y Rajoy se han enfrentado esta mañana en el Pleno de control por la congelación de pensiones y el Pacto de Toledo, y han acabado en un combate de cifras para demostrar quién hace más por los pensionistas. El presidente del PP ha exigido al Gobierno que rectifique su política, porque sino el pacto sobre el sistema de pensiones “será muy difícil”.

Rajoy ha recordado que el Pacto de Toledo fue un avance muy importante, ya que puso de acuerdo a todos los partidos sobre cómo debía ser el sistema de pensiones. “Eso dio tranquilidad, porque todos los gobiernos han respetado el pacto, todos menos usted”, le ha espetado a Zapatero. “¿Cómo vamos a fiarnos de usted tras haber incumplido este acuerdo?”

Zapatero ha asegurado que tanto el Gobierno como el Grupo Socialista defienden el Pacto de Toledo, una aseveración que levantó carcajadas en la oposición, ya que el Pacto saltó por los aires en el momento en que el Ejecutivo anunció de manera unilateral la congelación de pensiones en 2011. “Esta es una circunstancia excepcional. El Gobierno se ha visto obligado a no incluir la revalorización de las pensiones el próximo año”, se ha justificado, aunque ha prometido que en cuanto la economía vaya bien mejorarán todas las pensiones.

Zapatero ha entrado en una guerra de cifras: aseguró que desde el año 2004, la pensión media se ha revalorizado en un 16 por ciento. En concreto, ha dicho, las pensiones mínimas han crecido un 27 por ciento desde 2004, y en los ocho años del Gobierno del PP, solo un 3,6 por ciento.

Rajoy ha respondido rápidamente que cuando José María Aznar llegó a La Moncloa en 1996 tuvo que pedir un crédito para poder pagar las pensiones, tal era el desastre económico que se había encontrado tras 13 años de gobiernos socialistas. El PP se ha encargado después de desmentir los datos ofrecidos por Zapatero, y en una nota explica con detalle cómo subieron las pensiones entre 1996 y 2004: las subidas fueron desde un 27,21 por ciento (jubilación sin cónyuge a cargo) hasta el 78,01 por ciento (viudedad de menores de 60 años con cargas).

En cuanto al Pacto de Toledo, Rajoy ha recordado que el PP lo cumple, “y usted –dijo a Zapatero-, no. Ha roto 15 años de acuerdos en materias de pensiones”. El jefe de la oposición ha anunciado que el Grupo Popular presentará una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado de 2011 para rectificar la congelación de pensiones, algo que ya ha pedido el Pleno de Congreso en 12 votaciones distintas. El presidente del PP ha pedido a Zapatero que no vete la enmienda, como hizo con varias proposiciones de ley de la oposición. “Rectifique para recuperar la credibilidad en aras de un acuerdo, porque si no será muy difícil”.

En la misma sesión de control, el portavoz de ERC, Joan Ridao, ha pedido a Zapatero exactamente lo mismo que Rajoy, y es que no hay nada que una más a la oposición contra el Gobierno en estos momentos que el rechazo a la congelación de pensiones.

En el rifirrafe semanal entre la portavoz del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, y la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, se ha destapado un divertido juego de palabras que circula en Presidencia. “El plan del PP se resume en una idea: ALMCS. Cinco palabras: A La Moncloa Como Sea”. Algunos diputados, y no diputados, se quedaron boquiabiertos ante el “ingenio” de la vicepresidenta. Sáenz de Santamaría, de hecho, se ha quedado medio estupefacta y le ha pedido a De la Vega que más bien desvele quién se esconde tras las iniciales J.A.G., que aparecen en el caso Malaya y que apuntan a un comisario que recibió 200.000 euros de Juan Antonio Roca. Los diputados del PP miran directamente al Ministerio de Rubalcaba.