EPA

«Los vehículos eléctricos o híbridos supondrán el 50% del mercado dentro de diez años»

El centro comercial Max Center de Baracaldo acoge un evento para descubrir las ventajas de la tecnología híbrida

BilbaoActualizado:

Países como Alemania, Noruega o Francia ultiman planes de choque contra las emisiones del combustible diesel, demonizado a raíz de la polémica en la que se vieron envueltos algunos fabricantes por manipular los niveles de contaminación de sus vehículos. Un escándalo que puso en entredicho la viabilidad de los motores térmicos e impulsó alternativas como el sistema híbrido, que combina la energía tradicional con la electricidad. De hecho, los expertos auguran que la mitad del parque automovilístico será ecológico dentro de diez años. Su papel en la industria de la automoción se encuentra a debate esta semana en el centro comercial Max Center de Baracaldo, que acoge un evento para descubrir las ventajas de este tipo de tecnología.

Una muestra en la que además del propio Max Center colaboran Toyota Japan Car y el centro San Viator de Sopuerta, referente vasco de la enseñanza de la Automoción a alumnos y profesores desde hace 60 años. A lo largo de la última década ha apostado también por la formación en modelos de movilidad sostenible, entre los que se encuentra la tecnología híbrida. En las instalaciones del centro vizcaíno trabaja Roberto Fernández, responsable de innovación de San Viator, que asegura que las propulsiones alternativas no son el futuro, sino el «presente» del sector.

Pese a todo, Fernández está convencido de que el diesel, cuya polémica a su juicio se ha «hinchado» en los últimos años, todavía tiene futuro en el mundo de la automoción: «Seguirá existiendo, aunque su consumo será menor», explica el profesor de San Viator, que participa también en el evento que acoge estos días el Max Center. En este sentido, recuerda que dicho combustible es «un residuo de la gasolina», por lo que tendrá «otras aplicaciones, pero posiblemente combinado con otro tipo de energía que minimice las emisiones.

Max Center
Max Center

¿Cómo sería esto posible? Hay muchas fórmulas, apunta Fernández, que como ejemplo propone inyectar hidrógeno en lugar de urea para limpiar los filtros de partículas activas que llevan los coches en su escape. De esta forma se evitaría la expulsión un óxido nitroso (N2O) que en palabras del profesor está «oxidando la naturaleza». Eso sí, para ello es necesario «hacer sistemas muy seguros», pues la urea es un gas que posee «siete veces más poder calorífico que la gasolina»: «Con muy poca cantidad se tiene el mismo efecto de limpieza, pero la gran ventaja es que en vez de N2O estaremos expulsando agua», explica.

El responsable de innovación de San Viator de Sopuerta subraya que es necesario «cambiar la mentalidad de los fabricantes para que se pongan las pilas y hacer que esto suceda», aunque en ciudades como Madrid, Londres o Barcelona ya se está restringiendo el acceso a los cascos urbanos de coches diesel.

«Gran desconocimiento»

Precisamente, esta es una de las principales razones por las que los usuarios comienzan a interesarse por la tecnología híbrida y la eléctrica, que según Fernández poseen «muy pocos» inconvenientes: «Realmente hay un gran desconocimiento por parte de los usuarios de lo que es un híbrido y qué cosas podemos hacer con ellos», explica. En esta línea, afirma que el coste de fabricación de estos automóviles «ha bajado muchísimo en cualquier marca», mientras que sus emisiones de CO2 son «muy inferiores a las del diesel o la gasolina».

Ahora, añade el experto, ha llegado la hora de «diversificar el tipo de combustible»: «Ahí es donde estará en un futuro el caballo de batalla», insiste Fernández, que calcula que pese a que la curva de penetración en el mercado «ha sido muy lenta», el vehículo eléctrico puro o híbrido copará «el 50% del mercado mundial dentro de ocho o diez años». El resto estará «repartido entre el resto de energías», desde derivados del petróleo a gas natural licuado o presurizado en función del uso comercial o utilitario del coche.

Por ahora, en España los vehículos híbridos se utilizan «mayoritariamente para transporte público», en buena medida por las restricciones de los accesos a los cascos urbanos de las grandes ciudades. Sin embargo, puntualiza que a nivel de usuario «cada vez más gente está sensibilizada con el entorno».

Afirma el propio Fernández que uno de los modelos más demandados hasta la fecha es el Toyota Prius, curiosamente el primer híbrido de uso generalista del mundo —está en el mercado desde el año 97—, aunque insiste en que en la actualidad muchas marcas crean automóviles híbridos o eléctricos puros capaces de moverse entre 80 y 400 kilómetros «con contaminación cero».