Idoia Mendia, junto a Iñigo Urkullu
Idoia Mendia, junto a Iñigo Urkullu - EFE

Tensión entre PNV y PSE por el giro nacionalista del nuevo Estatuto vasco

El PNV responde a las críticas de Idoia Mendia a la propuesta y avisa de que no permitirá «amenazas»

BilbaoActualizado:

El lendakari lamentó hace unas semanas que el PSE, su socio en el Gobierno, haya «elevado el tono» a la hora de criticar los acuerdos de PNV y EH Bildu para sacar adelante las bases del nuevo Estatuto de autonomía. Las palabras de Iñigo Urkullu no amedrentaron a los socialistas vascos, cuya secretaria general, Idoia Mendia, acusó este domingo a las formaciones nacionalistas de alimentar «el conflicto y el victimismo» con un proyecto que rebasa la legalidad. La réplica la dio ayer la presidenta del BBB, Itxaso Atutxa, que aseguró que su formación no permitirá «vetos ni amenazas de nadie».

En declaraciones a Radio Euskadi, la líder del PNV de Vizcaya informó de su predisposición a «acercar» a las formaciones no nacionalistas a su proyecto de nuevo Estatuto, cuyas bases consensuó con EH Bildu en la Ponencia de Autogobierno. Sin embargo, advirtió de que su formación no permitirá «vetos, y mucho menos amenazas de nadie». Tampoco de sus socios, los socialistas vascos, que no tienen «ni fuerza política ni mayoría suficiente» para detener el proceso.

Ni las críticas del resto de partidos ni las preferencias de la sociedad vasca, que en el último Euskobarómetro exteriorizó su satisfacción con el nivel actual de autogobierno de la administración autonómica, han logrado disuadir a un PNV que insiste en que son las formaciones no nacionalistas las que no han hecho el «esfuerzo» de buscar acuerdos: «Nosotros no hemos llevado una propuesta de máximos al Parlamento», apuntó ayer Atutxa, quien hizo hincapié en que los ataques del PSE «no facilitan» su relación en el Gobierno.

Tranquilidad, «de momento»

La presidenta del PNV de Vizcaya consideró pese a todo que, al menos «de momento», los recientes enfrentamientos con el PSE no supondrán un «problema para el trabajo diario». De hecho, en el acuerdo de Gobierno no aparece mención a la cuestión del autogobierno, pues la postura de cada partido «es clara»: «Deberemos buscar un punto intermedio para seguir adelante», consideró Atutxa.

En Sabin Etxea «sorprende» sin embargo el hecho de que Idoia Mendia se presentara como «garante» de que el acuerdo de bases para el nuevo Estatuto vasco no saldrá adelante. En un acto celebrado en Bilbao este domingo, la mandataria socialista ahondó de nuevo en la diferenciación entre ciudadanos y nacionales que PNV y EH Bildu plasmaron en el preámbulo del Estatuto, algo «impensable e inadmisible» en una sociedad «moderna e integradora» como la vasca. A su vez, destacó que el cambio de estatus político que proponen los nacionalistas debe llevarse a las Cortes Generales, que son las que han de dictar sentencia sobre reformas que atañen a la Constitución: «Hacerlo de otra forma es abonar el conflicto y el victimismo y solo conduce a la frustración», afirmó.

No fue la primera embestida de los socialistas vascos hacia el plan estatutario, al que presentaron un voto particular en el Parlamento autonómico: «Es posible un nuevo Estatuto que no sea de nacionalistas o de no nacionalistas, sino que sea de todos y todas», sentenció entonces Mendia, que rechazó avanzar hacia un «escenario de ruptura» semejante al de Cataluña.