Solo detectan el ADN de uno de los seis investigados por la agresión sexual de Bilbao

El material genético identificado es el de «el búho», supuesto cabecilla de la «Manada»

Las pruebas han revelado rastros genéticos de otras personas, pero no de los investigados

Bilbao Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los investigadores solo han detectado el ADN de uno de los seis supuestos implicados en la agresión sexual de la que fue víctima a comienzos de agosto una joven en Bilbao. Concretamente, el del conocido como «el búho», cabecilla de esta última «Manada», según confirmó el Departamento de Seguridad. Las pruebas han revelado rastros genéticos de otras personas, pero no de los arrestados, de forma que por el momento se desconoce quiénes participaron en la violación.

Se esperaba que las pruebas realizadas en el laboratorio arrojaran algo de luz sobre el caso. Tal y como denunció la propia víctima, la agresión sexual tuvo lugar el pasado 1 de agosto en el parque Etxebarria de Bilbao. Previamente había quedado con «el búho» a través de las redes sociales. En un momento dado, varios hombres la abordaron y perpetraron la violación. La descripción de la joven permitió a la Policía dar con seis varones en los alrededores del mercado de La Ribera.

Durante las rondas de reconocimiento, la joven, que según su declaración fue agredida por seis personas en el parque Etxebarria de Bilbao, identificó a varios de los detenidos. Sin embargo, es muy poco probable que estuvieran en el lugar de los hechos a la hora en la que se produjo la agresión sexual, dado que fueron captados por cámaras de seguridad en otros puntos de la ciudad.

Sigue en prisión

Ante las dudas generadas por la prueba ocular, se postulan como determinantes los análisis de los restos de ADN hallados tras la agresión sexual. Queda entre rejas el propio «búho», un joven de 18 años de origen marroquí y nacionalidad holandesa fácilmente reconocible por su tatuaje en el cuello con la imagen del ave rapaz.

Aunque lleva solo un año viviendo en Bilbao, los agentes han tenido que lidiar con él en varias ocasiones. La penúltima, hace alrededor de tres meses, cuando se encontraba en los alrededores de un local de ocio nocturno en el que se estaba produciendo una pelea.

Los otros supuestos implicados en la agresión sexual quedaron en libertad con la condición de acudir regularmente a los Juzgados de la capital vizcaína. En cualquier caso, la investigación continúa abierta, y se esperan los resultados de nuevas pruebas.