Sale de la cárcel un preso etarra por sufrir una enfermedad mental «grave e incurable»

Aitzol Gogorza llevaba 20 años entre rejas por intentar asesinar a un funcionario de prisiones de San Sebastián

Bilbao Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Aitzol Gogorza, que llevaba 20 años entre rejas por intentar asesinar a un funcionario de prisiones de San Sebastián, ha quedado en libertad este martes por padecer una enfermedad mental grave e incurable.

El terrorista se encontraba preso en la cárcel de Basauri, en Vizcaya, donde recibía tratamiento por un trastorno obsesivo compulsivo (TOC) con ideas suicidas. La red de apoyo a los reclusos Sare ha celebrado que Gogorza vaya a ser atendido en adelante en su casa, aunque ha recordado que en la actualidad hay todavía 20 etarras «gravemente enfermos» que se encuentran en centros penitenciarios.

Gogorza fue detenido en 1999 en un control de carreteras en Las Landas, en Francia. Tras cumplir una pena en el país vecino, en 2005 fue juzgado y condenado a 20 años de cárcel por la Audiencia Nacional por el intento de asesinato de Juan José Baeza, funcionario de la prisión de Martutene, que resultó gravemente herido de un disparo en el cuello.

Años después, en octubre de 2015, el Parlamento vasco solicitó la excarcelación del terrorista con los votos a favor de EH Bildu y PNV, que apelaron a la enfermedad mental «grave e incurable» que padece.