PNV

El PNV se reafirma en sus bases de marcado contenido soberanista para el nuevo Estatuto vasco

La propuesta que impulsó junto a EH Bildu hace mención a una «Euskal Herria» con «identidad propia»

VitoriaActualizado:

Dos realidades políticas distintas se han enfrentado este miércoles en las Cámaras de Madrid y Vitoria. Mientras PP y PSOE defendían en el Senado la unidad de España, PNV y EH Bildu ratificaban en el Parlamento vasco su propuesta de bases para el nuevo Estatuto vasco, criticada por los constitucionalistas por su marcado carácter soberanista. A instancias de la coalición radical, las formaciones vascas han votado de nuevo cada uno de los puntos aprobados meses atrás en la ponencia de Autogobierno, que constituirán el «eje» del futuro texto articulado. Populares y socialistas han rechazado la propuesta, mientras que Elkarrekin Podemos solo ha respaldado los apartados referidos a los derechos a la ciudadanía y de las mujeres.

El pasado mayo, la ponencia de Autogobierno aprobó, con los únicos apoyos de PNV y EH Bildu, una propuesta para el preámbulo de un nuevo Estatuto que hace referencia tanto al derecho a decidir como a la existencia de una «Euskal Herria» con «identidad propia». El texto de las formaciones nacionalistas reconoce la capacidad de la ciudadanía del territorio «para decidir, expresar y ejercer su voluntad colectiva» de cara a la consecución de «fórmulas de convivencia acordadas voluntariamente». En la misma línea, aboga por impulsar «mecanismos que garanticen que los compromisos alcanzados sean respetados».

La sesión celebrada este miércoles, en la que se ha constituido el grupo de expertos designado por las diferentes fuerzas parlamentarias para articular el texto, ha vuelto a evidenciar las discrepancias ideológicas de PNV y PSE, los partidos que sustentan el Gobierno autonómico. Ni siquiera han coincidido en la metodología de trabajo de los especialistas, que ha sido aprobada por los nacionalistas, EH Bildu y Elkarrekin Podemos. El partido socialista se ha abstenido, y el PP ha votado en contra.

Según ha explicado la parlamentaria nacionalista Jone Berriozabal, coordinadora de la ponencia, el objetivo ahora es «articular un texto que tenga en su base los acuerdos ya alcanzados pero dejando a su vez abierta la posibilidad de que los juristas encuentren nuevos acercamientos entre esas bases y los votos particulares». Una vez queden «identificados» dichos pactos, «serán los grupos los que determinen si son o no viables».

El tiempo estimado para la entrega de la propuesta inicial de la proposición de ley a la Ponencia para la actualización del autogobierno del País Vasco será de ocho meses y la renuncia «por cualquier motivo» de alguno de los expertos no paralizará los trabajos del grupo, sino que el grupo parlamentario que haya propuesto a ese integrante podrá proponer a un sustituto en un plazo de 14 días naturales.