EFE

El PP de Vizcaya promete un plan para deslegitimar los homenajes a etarras

Amaya Fernández pide la colaboración de las instituciones y la sociedad

BilbaoActualizado:

La protesta del pasado fin de semana por la detención de Josu Urrutikoetxea, el escurrido exjefe político de ETA conocido como «Josu Ternera», fue la última de una interminable lista de manifestaciones en honor a dirigentes de la banda terrorista. Solo en 2018 se contabilizaron al menos 196 actos en el País Vasco y Navarra, según denunció recientemente ante la Fiscalía General del Estado la Fundación Villacisneros. Ante esta situación, el PP de Vizcaya anunció ayer que promoverá un Plan foral destinado a deslegitimar este tipo de homenajes y que cuente con la colaboración de ayuntamientos y diputación.

«Es una lacra que nos avergüenza», denunció la candidata del PP a diputada general, Amaya Fernández, que en un acto de campaña en Bilbao recordó que 60 de los homenajes que se registraron el pasado año tuvieron lugar en suelo vizcaíno. Ella misma protestó «in situ» en tres de estos actos, entre ellos el que se celebró en Andoáin en honor a los asesinos del exjefe de Policía Local Joseba Pagazaurtundúa.

El recibimiento se llevó a cabo en marzo, y congregó a cerca de 500 personas. Precisamente, los populares habían emprendido poco antes una campaña de visibilización para denunciar los recibimientos a etarras. «Es una exhibición innecesaria de personas que no se han arrepentido de su pasado», declaró entonces a ABC Amaya Fernández.

Pacto foral

Poco o nada ha cambiado la situación un año después, como se pudo comprobar en la protesta que cientos de personas protagonizaron el pasado fin de semana en Miravalles por el arresto de «Ternera». En este contexto, la candidata del PP a diputada general de Vizcaya prometió este martes que la próxima legislatura promoverá un plan que «logre implicar a los ayuntamientos y a la sociedad en la deslegitimación de la lacra de los homenajes públicos a miembros de ETA».

Además, anunció que impulsará un pacto foral entre los partidos que condenan el terrorismo «para asegurar que la Diputación nunca más guarde silencio ante este tipo de episodios injustos y humillantes» y promueva «una estrategia de deslegitimación de la intolerancia». Se trata, añadió, de «unir la voz» de una «mayoría social» alejada de las «élites nacionalistas».