«El PP estará dispuesto a aplicar el 155 con firmeza»

La dirigente popular denuncia que el PNV «pide transferencias para desespañolizar», no para «remar a favor de los vascos»

BilbaoActualizado:

«Imagínate cómo sería Bilbao si no hubiera existido ETA. Podríamos competir con Madrid», asegura Raquel González, candidata del PP a la alcaldía de Bilbao y cabeza de lista al Senado por Vizcaya, que advierte de que la estabilidad del País Vasco peligra de nuevo por el discurso de los radicales.

Recientemente afirmó que al PP no le temblaría el pulso para tomar medidas drásticas en el País Vasco. Incluso hizo mención al artículo 155.

Sí, claro. Si seguimos el mismo camino que Cataluña, aunque sea de manera más elegante, el resultado va a ser el mismo. Habrá crispación en la calle, enfrentamientos. Si se pone en riesgo el futuro de todos los vascos y tenemos mayoría en el Senado, el PP estará dispuesto a aplicar el 155 el tiempo necesario y con la firmeza que requiera la situación.

¿A qué se refiere cuando habla de seguir el mismo camino que Cataluña?

Lo vimos en el Parlamento vasco la semana pasada, cuando Julen Arzuaga se puso a insultar con esa virulencia a los que menos se lo merecen, que son los que nos protegen a todos. También a ellos. Pero a los socios que tiene ahora el PNV se les permite todo, incluso esas barbaridades. Es una muestra más de todo lo que se les ha dejado crecer a cuenta del débil Gobierno central que tenemos y de un PNV más centrado en caerle bien a los independentistas que en gobernar en el País Vasco.

Por el contrario, el PNV se define como único defensor del autogobierno vasco frente a lo que considera un intento de recentralización por parte del PP en Madrid.

Al PNV le gusta tergiversar las cosas y ponerse de víctima. Nosotros siempre hemos defendido que, cuanto más cerca tengas el órgano que se encarga de algo, todo es más directo y real. Pero las cosas que están transferidas se tienen que utilizar a favor de los bilbaínos y los vascos, no en contra del resto de los españoles. El PNV pide transferencias para desespañolizar, no para remar a favor de los vascos. Tiene transferida la Educación y en la concertada llevan varias jornadas de huelga. Tiene transferida la Sanidad y la tenemos en los tribunales por sus chanchullos. Ese oasis vasco del que nos hablaba Urkullu en su día se convirtió luego en un microclima y ahora es un agujero negro.

Hablemos de elecciones. Las encuestas son duras con el PP en Bilbao, que podría perder la mitad de sus concejales. ¿Qué valoración hace?

Evidentemente siempre te gustaría ver que vas a sacar mayoría absoluta, pero creo que las encuestas, al final, son sensaciones. Todo cambia muy rápido.

¿Hubiera sido usted partidaria de aunar el voto de derecha?

Es algo que ya intentó Alfonso Alonso y Ciudadanos se cerró en banda. Ni siquiera se llegaron a sentar. Me da mucha pena, porque creo que precisamente aquí en el País Vasco todos los que están valorando votar al centroderecha lo que realmente quieren es acabar con un nacionalismo que lo condiciona todo.

Ha hecho alusión a Ciudadanos, pero ¿vería también con buenos ojos un pacto con Vox?

Como no se llegó a nada con Ciudadanos no puedo decir cuáles habrían sido los siguientes pasos, pero creo que en Andalucía se hizo muy buen trabajo. Nuestro presidente -Juan Manuel Moreno Bonilla- consiguió dar a los andaluces lo que querían, que era un cambio y una nueva forma de hacer las cosas. Aquí lo veo más difícil, pero si llegara el caso haría lo que fuera por conseguir dar a la ciudad de Bilbao una nueva oportunidad.

Es decir, que sí.

Sí, pero si nos fijamos en las encuestas, en principio no van a tener representación. Por eso apelo a todos los que tengan en el aire todavía su voto. Ahora hay otro PP tanto aquí como en Madrid, todo es nuevo. Pido que nos den una oportunidad.