El parlamentario de EH Bildu Unai Urruzuno
El parlamentario de EH Bildu Unai Urruzuno - EFE

Un parlamentario de EH Bildu es expulsado de la Cámara vasca tras increpar a una consejera

Unai Urruzuno espetó a la titular de Seguridad que sus declaraciones sobre el bilingüismo fueron «vergonzosas»

Bilbao Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El bilingüismo ha vuelto a ser objeto de polémica en la Cámara vasca, cuya presidenta, Bakartxo Tejeria, se ha visto obligada a expulsar al parlamentario de EH Bildu Unai Urruzuno tras una disputa con la consejera nacionalista Estefanía Beltrán. El incidente tuvo lugar a raíz de una pregunta de la bancada nacionalista, que ha recriminado al Gobierno autonómico la existencia de agentes de la Ertzaintza que carecen de «los conocimientos suficientes del euskera para dirigirse a los ciudadanos en esa lengua».

«En el Parlamento se vulnerar los derechos lingüísticos», ha denunciado la parlamentaria de EH Bildu Rebeka Urbera, que ha hecho hincapié en que se está incumpliendo «el plan del uso del euskera en la Ertzaintza». La mandataria radical ha recordado que los alumnos y profesores de un instituto de Lekeitio, en Vizcaya, protestaron después de que los agentes que custodian la entrada a la Cámara les pidieran hablar en castellano durante una visita.

La consejera de Seguridad ha admitido que hay dificultades en lo que se refiere al bilingüismo en el cuerpo de Policía autonómico, pues a pesar de que el Gobierno ha trabajado durante los últimos cinco años en su formación «no siempre se alcanza el objetivo deseado en el tiempo deseado». A pesar de todo, instó a los protestantes a «ponerse en el lugar» de los agentes que les pidieron hablar en castellano, pues «no hace mucho tiempo», cuando ETA seguía en activo, «no tuvieron la libertad de ir a un euskaltegi en sus horas libres».

«Vergüenza»

La explicación de Beltrán no ha convencido al grupo soberanista, que ha comenzado a increpar a la consejera. Urruzuno ha tildado en reiteradas ocasiones sus declaraciones de «vergonzosas» –lo ha hecho en euskera–, lo que ha obligado a la presidenta de la Cámara a intervenir. Sin embargo, sus avisos no obtuvieron respuesta alguna del mandatario radical, al que finalmente ha pedido que abandonara la sala.

De hecho, ha tenido que repetírselo varias veces, e incluso antes de abandonar su escaño, el radical se acercó a la consejera y le espetó que su respuesta «ha sido humillante para los euskaldunes».