El museo Chillida-Leku seguirá siendo propiedad de la familia del escultor

El museo guipuzcoano abrirá de nuevo sus puertas el próximo 2018 de la mano de Hauser & Wirth

BilbaoActualizado:

Tras seis años de desavenencias con las administraciones vascas, la familia del escultor Eduardo Chillida parece haber hallado la forma de rescatar el Museo Chillida-Leku de Hernani, que en la actualidad solo se puede visitar mediante cita previa. El futuro de la pinacoteca se encuentra en manos de la prestigiosa galería Hauser & Wirth, con sedes en Zúrich, Nueva York y Los Ángeles, entre otras ciudades, que espera poder abrirla al público en 2018 mediante la implantación de un modelo «sostenible».

Así lo ratificó ayer a este periódico el hijo del artista donostiarra Luis Chillida, que aseguró sentirse «encantado» de haber alcanzado un acuerdo con la galería. A pesar de la irrupción de la galería, La familia no solo mantendrá la propiedad de la pinacoteca, sino que también tendrá un papel clave en la toma de decisiones.

El objetivo es no retrasar más allá del próximo año la reapertura del museo, que alberga una parte sustancial de la obra del escultor y que fue cerrado en 2011 asfixiado por las pérdidas. Desde entonces, la familia de Chillida ha tratado en vano de reanimar el proyecto con la ayuda de la Diputación de Guipúzcoa y del Gobierno vasco. Finalmente, no se alcanzó ningún acuerdo, lo que obligó a los dueños de la pinacoteca a mantenerla en suspenso.

Una situación a la que podría poner remedio Hauser & Wirth, cuyo director, Iwan Wirth, afirmó ser un gran admirador de Chillida y de España. En este sentido, aseguró que está «muy contento» de apoyar la reapertura del museo guipuzcoano, que a su juicio permitirá a la comunidad internacional adentrarse en el trabajo del artista: «Este es un momento particularmente conmovedor para nosotros», alegó en un comunicado.

Satisfacción

Como era de esperar, la noticia ha generado una gran satisfacción en el Gobierno autonómico. El consejero de Cultura, Bingen Zupiria, considera que es una «gran noticia para la cultura vasca», y ha mostrado su deseo de que las negociaciones entre la familia del escultor y la galería fructifiquen: «Es muy importante que confirmemos la pata de Chillida-Leku en Guipúzcoa, que, junto con el Guggenheim y el Bellas Artes en Vizcaya y el Artium en Álava, constituyen una plataforma muy importante para la promoción del arte vasco en el mundo».

En la misma línea, el consejero de Turismo, Comercio y Consumo, Alfredo Retortillo, ha calificado el acuerdo como «muy positivo». Respecto al hecho de que los Chillida haya sido una firma privada la que promueva la reapertura del museo, el dirigente nacionalista ha subrayado que la familia es «muy libre» de realizar las operaciones necesarias con quienes crean conveniente.