Amigos y familiares portan el féretro de Kepa del Hoyo en Bilbao
Amigos y familiares portan el féretro de Kepa del Hoyo en Bilbao - EFE

Más homenajes a etarras en seis meses que durante todo el 2017

Covite registra hasta junio 99 actos en honor a la banda, un 23% más que el año pasado

BilbaoActualizado:

La teatralización del fin de ETA no ha detenido los homenajes a miembros de la banda. De hecho, cada vez hay más. Según los datos que facilitó ayer el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite), durante los primeros seis meses del año se han celebrado 99 actos de culto a los criminales en el País Vasco y Navarra. Un 23% más que en todo el 2017, lamentó la institución de Consuelo Ordóñez, quien reclamó «de forma urgente» políticas de prevención de la radicalización en ambos territorios para que las nuevas generaciones «no tomen como ejemplo a seguir a terroristas sanguinarios orgullosos de su pasado».

En concreto, el Observatorio de la Radicalización de Covite ha detectado desde el pasado enero 44 homenajes a terroristas en Guipúzcoa, 22 en Vizcaya, 21 en Navarra, ocho en Álava, tres en otras provincias españolas y uno en Francia. 38 de estos actos se realizaron en las localidades de origen o de residencia de los propios etarras tras morir o abandonar la prisión.

ABC
ABC

De hecho, uno de los criminales más laureados fue Xabier Rey, miembro del comando Hego Haizea, que fue hallado muerto en la prisión Puerto III de Cádiz. Durante los tres días posteriores a su fallecimiento, que tuvo lugar el 6 de marzo, hubo homenajes hacia su persona en varias localidades de las tres provincias vascas y también en Pamplona, donde portavoces de la izquierda radical como el etarra Antón López Ruiz «Kubati» portaron su féretro por toda la ciudad.

También hubo actos de homenaje en Tolosa, Derio y Bilbao hacia Txabi Etxebarrieta, asesino del agente de la Guardia Civil José Antonio Pardines, la primera víctima de la organización terrorista. Cientos de personas acudieron a su vez al recibimiento de Iñaki Igerategi e Ignacio Otaño celebrado el pasado 18 de febrero en Andoáin. Los dos chivatos que facilitaron a la banda información sobre varios de sus objetivos, entre los que se encontraba Joseba Pagazaurtundúa.

Auge de las pintadas

Por otro lado, Covite puso de relieve que la aparición de pancartas y pintadas de agradecimiento a ETA ha aumentado de forma «considerable» a raíz de su desaparición. En total, el Observatorio de la Radicalización detectó 28 de estas manifestaciones, todas ellas producidas a lo largo de los dos últimos meses. El mayor número se contabilizó en Navarra y Guipúzcoa (10), seguidas de Álava (5) y Vizcaya (4).

En palabras de Ordóñez, la «desactivación de las siglas de la organización no implica que desaparezca su proyecto político totalitario y excluyente», que a su parecer «está ahora en las instituciones más vivo que nunca». En este sentido, añadió que las pintadas y las pancartas de agradecimiento a los terroristas son una «muestra» de la influencia de sus herederos ideológicos», que intentan «imponer el proyecto político e institucional que ETA quería» en parlamentos y ayuntamientos.