Garaje de Santander en el que falleció la víctima
Garaje de Santander en el que falleció la víctima - R.Ruiz

La llamada telefónica que permitió a la Policía arrestar a un sospechoso de homicidio en Santander

La colaboración ciudadana permite identificar al presunto implicado

BilbaoActualizado:

Tan inusual como perturbadora fue la llamada que recibió la Cruz Roja de Madrid en febrero de 2017. Al otro lado del teléfono, un individuo que no quiso identificarse informó de que un anciano se encontraba maniatado y amordazado en un garaje de Santander. La Policía Nacional no logró llegar a tiempo para salvar la vida de la víctima, que murió por asfixia. Los agentes iniciaron entonces una investigación para dar con el remitente, que había utilizado una cabina telefónica de Vitoria. Finalmente, la ayuda ciudadana propició la identificación del sospechoso, de 66 años, que fue arrestado el pasado lunes en el municipio vizcaíno de Guecho.

Curiosamente, el implicado no fue detenido por los hechos de Santander sino por otro robo que presumiblemente perpetró en 2016 en Cigoitia (Álava). Fuentes policiales informaron de que el individuo pudo haber retenido a la moradora de un chalet del que sustrajo dinero, joyas, material informático e incluso un vehículo. La víctima fue amenazada con un cuchillo y atada a una cama con bridas. Una vez arrestado, los resultados de ADN confirmaron que se trata de la misma persona que asaltó un domicilio de Santander con fatales consecuencias para su inquilino.

Se trata de un hombre de 81 años que murió asfixiado en un garaje de su propiedad al que acudía todas las mañanas para cuidar de unos pájaros. Allí fue abandonado después de que unos asaltantes se llevaran el dinero y las joyas que guardaba en la caja fuerte de una vivienda cercana. Los autores del crimen se desplazaron hasta dicho domicilio, en el que se encontraron con la pareja sentimental del anciano. Está también fue amordazada y maniatada, aunque finalmente pudo salvar la vida.

Estos hechos tuvieron lugar el 4 de febrero de 2017. Un día después, concretamente a las 09.02 horas, un hombre se puso en contacto con la Cruz Roja de Madrid para informar de lo sucedido. El varón, que hablaba desde una cabina ubicada en la calle Paula Montal de Vitoria, explicó que dos personas en edad avanzada podrían estar heridas. Asimismo, les indicó cómo podían llegar hasta ellas.

Detenido en Guecho

Los agentes de la Policía Nacional se encontraron con el cadáver del anciano. Debido a que no presentaba signos de violencia, en un primer momento se barajó la posibilidad de que muriera de forma natural. Sin embargo, posteriormente trascendió que la causa real del fallecimiento fue la asfixia. En esta línea, los investigadores consideraron la posibilidad de que la víctima hubiese sido retenida por unos ladrones a los que habría sorprendido en el interior de su garaje, donde le dejaron maniatado.

Las Fuerzas de Seguridad habilitaron un número de teléfono para que todo aquel que tuviera información arrojara algo de luz para identificar al comunicante anónimo. La colaboración ciudadana permitió a la Ertzaintza dar con él en el municipio vizcaíno de Guecho. Una vez pasó por dependencias policiales, el implicado, que posee numerosos antecedentes por delitos contra la propiedad, fue entregado a la Policía Nacional.