ABC

Hongos, pulgas y un hedor insoportable: la basura se amontona en las comisarías de Guipúzcoa

Sindicatos denuncian las condiciones de insalubridad a las que tienen que hacer frente los agentes

BilbaoActualizado:

Las profesionales de la limpieza de comisarías, sedes judiciales y centros de menores de Guipúzcoa iniciaron el pasado octubre una huelga destinada a atajar la brecha salarial respecto a los limpiadores viarios. Tres meses después, las negociaciones con la empresa Garbialdi y los sindicatos continúan estancadas, y la situación en algunas oficinas de la Ertzaintza se ha vuelto insostenible.

El sindicato de la Ertzaintza Si.P.E remitió en octubre al Departamento de Seguridad un escrito en el que se informaba de la suciedad acumulada en algunas comisarías guipuzcoanas, entre ellas las de Rentería, Hernani, Oyarzun, Eibar, Bergara, Zumárraga y Tolosa, que según consta en la denuncia se encuentran en un grave estado de «insalubridad». «En los aseos se están produciendo vómitos debido al hedor que se respira, la zona de comedor no se puede utilizar por la insalubridad que hay en los citados centros», explicó el secretario de organización de la central, Juan Carlos Saenz.

ABC
ABC

Ante la proliferación de hongos y pulgas en las oficinas y sin atisbo de una solución, Si.P.E envió esta semana una nueva nota al presidente del Comité de Seguridad y Salud Laboral, al que informó de que la situación se ha vuelto totalmente «insostenible». En su misiva, Saenz asegura que los baños no se pueden utilizar, pues «el hedor que desprende produce vómitos a los ertzainas». Además, la zona de vestuarios «está en una situación tan deplorable» que los agentes «se empiezan a realizar planteamientos de ir y venir cambiados desde el domicilio».

ABC
ABC
ABC
ABC

«No entendemos cómo un servicio subcontratado por la administración no ha utilizado los medios a su alcance para mediar en el citado conflicto que afecta a los trabajadores a su cargo», subraya en su denuncia la central, que añade que tampoco se están cumpliendo los servicios mínimos ni se realiza seguimiento para el mantenimiento de la salubridad de los centros.