Fábrica de Mercedes Benz en Vitoria
Fábrica de Mercedes Benz en Vitoria

El Gobierno vasco anuncia un Plan Renove para sustituir los coches con más de 10 años

Las ayudas se concederán tanto a los coches eléctricos como a los de combustión tradicional

VitoriaActualizado:

El Gobierno vasco estimulará la adquisición de nuevos vehículos con un Plan Renove destinado a retirar de las carreteras los coches de más de 10 años. Lo hará desde la «neutralidad tecnológica», dado que, aunque el programa está enfocado también a reducir las emisiones contaminantes, no solo se concederán ayudas a los compradores de automóviles eléctricos sino también a los que apuesten por híbridos, gasolina o diésel.

«Vamos a colaborar desde una actuación absolutamente responsable», ha avanzado este jueves la consejera vasca de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, quien ha ahondado en los desafíos de la automoción en un acto organizado en Amorebieta por Acicae, AIC-Automative Intelligence Center y Expansión. Un encuentro en el que la dirigente nacionalista ha reconocido la «incertidumbre» en la que se halla el sector, que precisa de una «planificación ordenada» para detener la inestabilidad.

Uno de los factores a los que ha hecho alusión es la creciente preocupación por la reducción de emisiones contaminantes, que ha puesto en el punto de mira a los coches antiguos de combustión tradicional. Para contrarrestar sus efectos y cumplir con los compromisos adquiridos por Europa en el marco del cambio climático, el Ejecutivo tratará de renovar la flota de vehículos con un Plan Renove que entrará en vigor a finales de marzo pero del que todavía se desconoce su alcance económico.

Sí ha detallado la consejera vasca que el plan de su departamento no desatiende los coches híbridos gasolina o diésel con emisiones limitadas. En este sentido, ha subrayado que el Ejecutivo ofrecerá opciones diversas y necesarias tanto para las personas usuarias como para la industria de la automoción.

El programa del Gobierno vasco se combina con el que anunció el pasado octubre la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que informó del Plan Renove para 2020 dotado con un presupuesto de en torno a 201 millones de euros. Una partida que se beneficiaría de la recaudación de 670 millones que el Ejecutivo tiene previsto reunir en parte con la subida de impuestos al diésel.