La presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez
La presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez - ABC

Francia estudiará el acercamiento de presos de ETA con menos de tres años de condena por delante

Covite denuncian presiones de los mediadores de la banda terrorista para pedir cambios en política penitenciaria

Bilbao Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Ministerio de Justicia francés ha informado al Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) de que solo sopesará el acercamiento al País Vasco de presos etarras con menos de tres años de condena por delante. Según ha informado este martes la presidenta de la institución, Consuelo Ordóñez, el país vecino no se encuentra inmerso en una negociación con los mediadores de la banda, a cuyos reclusos se les aplicará «el derecho común». En este sentido, la activista ha acusado a la izquierda radical y al Gobierno vasco de «orquestar y dar pábulo» a una «campaña de confusión» con el fin de presionar y lograr cambios en política penitenciaria.

Durante un encuentro mantenido esta mañana en París, la magistrada Helene Davo ha explicado a Ordóñez que la administración francesa no concederá traslados a criminales con delitos de sangre ni a aquellos que arrastren condenas o causas pendientes en España. Todas las solicitudes serán tratadas de forma individualizada, y se exigirá que el recluso cumpla con ciertos requisitos de seguridad y tenga buen comportamiento en prisión: «Covite ha confirmado que no se tomará ninguna medida colectiva que afecte al conjunto de los presos», han subrayado las víctimas en un comunicado.

Campaña de descrédito

La reunión se ha producido días después de que tanto los mediadores de la banda como el Gobierno vasco aplaudieran la disposición del Ejecutivo francés de acercar reclusos a cárceles próximas al País Vasco. Un movimiento que las formaciones nacionalistas y soberanistas utilizaron para criticar la «rigidez» del Estado español respecto a la dispersión de los miembros de la banda.

En esta línea, Covite ha denunciado que tanto los mediadores como la coalición de PNV y PSE han orquestado «una campaña de falsedades» y «mensajes interesados sobre supuestos cambios en política penitenciaria» a sabiendas de que eran «inexistentes». De hecho, la organización de Ordóñez puntualiza que lo único que ha variado es la « actitud de los etarras, que han decidido someterse a la legislación francesa».

Por otro lado, el colectivo ha criticado al Gobierno central por permitir que se «juegue con la Ley» y se ponga en entredicho el Estado de Derecho: «Es totalmente ilógico que una organización de víctimas tenga que desmontar una campaña de mentiras favorables a terroristas presos ante la pasividad total del Ejecutivo español», ha concluido.