EFE

El PNV especula sobre un posible adelanto electoral en el País Vasco

Ortuzar no descarta acudir a las urnas si continúa el «plante» al Gobierno autonómico

BilbaoActualizado:

Deambula por el Parlamento vasco el fantasma de un adelanto electoral que no termina de materializarse pero que se alimenta de la falta de rotundidad del nacionalismo vasco. Por un lado, el Gobierno autonómico insiste en que Iñigo Urkullu trabaja con el horizonte puesto en 2020, que es cuando expira su mandato. Sin embargo, altos cargos del PNV, incluido su presidente, Andoni Ortuzar, no descartan sacar las urnas si los grupos de la oposición impiden al Ejecutivo impulsar sus medidas.

En la Cámara de Vitoria se hacen apuestas sobre si el PNV será o no capaz de anunciar elecciones. Los más osados hablan incluso de la posibilidad de que este mismo año coincidan los comicios vascos y los catalanes, aunque de momento desde la Generalitat también se rechaza la opción de acudir a las urnas a corto plazo.

El pasado martes 30 de abril, en el primer consejo de Gobierno celebrado tras las elecciones generales, Josu Erkoreka aseguró que el lendakari es «rotundo y contundente» a la hora de rechazar el adelanto electoral. Al menos, «en este momento», apuntó el portavoz del Ejecutivo. Una matización que deja la puerta abierta a un cambio de parecer en el futuro. Sobre esta idea reflexionó ayer Andoni Ortuzar, que no descartó la convocatoria de comicios autonómicos si persiste el «plante» al Gobierno en el Parlamento.

Críticas a la oposición

«Es muy evidente que hay una UTE entre Bildu y el PP», consideró en Radio Euskadi el presidente del PNV, que mantuvo de esta forma el discurso crítico de los nacionalistas ante el bloqueo de los grupos de la oposición hacia sus iniciativas parlamentarias. La presión de PP, Bildu y Podemos obligó también a Urkullu a aceptar la dimisión de Jon Darpón, exconsejero de Sanidad, que se vio señalado tras el escándalo de la OPE de Osakidetza.

Pese a todo, Ortuzar aventuró que PP, Bildu y Podemos cambiarán su estrategia dado que no les conviene el adelanto electoral. El líder nacionalista consideró que la oposición no tiene «fuerza suficiente» para tumbar al Gobierno de Urkullu, que en cualquier caso «tomará la decisión que sea mejor para el país» si se le impide «avanzar en temas que están sobre la mesa».

Algunos grupos aprecian en el discurso del PNV un intento de excusar un posible adelanto electoral que le permita incrementar su poder en la Cámara vasca, donde en la actualidad se encuentra en minoría a pesar de su alianza con el PSE.

A la coalición le bastaría apenas un parlamentario más para alcanzar la mayoría, algo que podría lograr de celebrarse hoy unas elecciones. Concretamente, las últimas encuestas apuntan a que los nacionalistas sumarían dos escaños a los 28 que ya tienen, aunque su avance podría ser mayor dado el impulso de los comicios generales.

A juicio de Maddalen Iriarte, portavoz parlamentaria de EH Bildu, Ortuzar está practicando «un ejercicio de cinismo» al hacer creer a la sociedad vasca que en la Cámara de Vitoria hay «una especie de pinza» entre su partido y el PP. «No se lo cree nadie», aseguró en una comparecencia de prensa celebrada en la capital alavesa. De hecho, la formación soberanista emitió este miércoles un documento en el que informaba de que solo diez de sus 226 proposiciones no de ley contaron con el aval de los populares y de Elkarrekin Podemos.