Familiares de presos de ETA se manifiestan en la playa de San Sebastián
Familiares de presos de ETA se manifiestan en la playa de San Sebastián - EFE

Disculpa a medias tintas de los familiares de presos de ETA a las víctimas para obtener réditos penitenciarios

La red Etxerat emite un comunicado de perdón sin condenar la actuación de la banda

BilbaoActualizado:

Un alegato ambiguo y condescendiente con los terroristas. Eso es lo que queda de la pobre «disculpa» a las víctimas que farfulló ayer Etxerat, la red de familiares de presos de ETA, en su intento de «contribuir a la convivencia» en el País Vasco y a la «resolución» de lo que volvió a definir como un «conflicto político». No hubo rechazo alguno a la actuación de la banda en el comunicado de la asociación, algo que le recriminó Covite en su nota de respuesta: «No se puede construir una sociedad digna sin reconocer y condenar las razones del mal», argumentó su presidenta, Consuelo Ordóñez, que advirtió de que el comunicado de perdón de Etxerat forma parte de la estrategia de la izquierda radical para acabar con la dispersión de los presos.

La aportación de Etxerat a la convivencia se resume, según el escrito que hizo público este viernes, en una «disculpa» por su incapacidad de manifestar «empatía» hacia las víctimas. Algo que hicieron, claro está, «sin ser conscientes de ello», pues ya tenían bastante con la «indiferencia» que como familiares de los asesinos padecieron «de parte de la sociedad y sus representantes políticos». La red volvió a diluir los crímenes de ETA entre las diferentes violencias que se manifestaron durante los años de plomo, incluidas las que ejercieron grupos como los Comandos Autónomos Anticapitalistas o los GAL.

«Compartimos la necesidad de que en el nuevo escenario se escuchen a todas y cada una de las personas que han sufrido y sufren las consecuencias de la violencia derivada del conflicto político», alegaron los responsables de Etxerat, que entre sus mensajes de reconciliación colaron su alegato en favor de los terroristas encarcelados. La red volvió a incidir en la necesidad de realizar cambios en la política penitenciaria para acabar con una dispersión que «castiga a los familiares» de los que no dudaron en definir como «presos políticos vascos».

Estrategia de la izquierda radical

La ambigua nota de Etxerat constituye, a ojos de Consuelo Ordóñez, un nuevo paso en la estrategia global de la izquierda radical para obtener rédito de la disolución de ETA. En un comunicado de respuesta, la presidenta de Covite hizo mención no solo a la búsqueda del acercamiento de presos, sino también a la normalización política y social de la banda e incluso a su «olvido». «Apelan a los sufrimientos, a las vulneraciones de derechos humanos y a la empatía para esquivar la cuestión fundamental: la condena tajante del terrorismo», denunció.

En esta línea, la presidenta de Covite argumentó que no se puede reconocer el sufrimiento sin condenar previamente las acciones que lo causaron. «No rechazan la identidad nacionalista y excluyente por la que sus familiares persiguieron y mataron -alegó-. La desactivación de las siglas de ETA no significa que se desactive el proyecto político que muchos ciudadanos han aireado y asumido como propio y que los ha llevado a justificar las acciones criminales de los terroristas».

En este sentido, Covite instó a Etxerat a desmarcarse de la línea oficial de la izquierda radical y a repudiar a ETA. También pidió a los familiares que promuevan la colaboración de los presos para que ayuden a esclarecer los más de 350 asesinatos que permanecen sin resolver y a hallar los cadáveres de las víctimas desaparecidas.