Luciano López, ayer en la entrada de su negocio, en Rekalde
Luciano López, ayer en la entrada de su negocio, en Rekalde - NEREA REGUEIRA

Devuelve 40.000 euros que una anciana dejó en su bar de Bilbao al ser evacuada al hospital

«Nunca pensé en quedármelo y eso que tengo deudas, pero la conozco de toda la vida», dice el hostelero

BilbaoActualizado:

Luciano López se convirtió la semana pasada en un héroe local por sorpresa. Vecino de Rekalde «de los de toda la vida», regenta la cafetería Biarritz, en la esquina con Gordoniz. El hostelero ha entregado a la Ertzaintza 40.000 euros que una clienta de 90 años se dejó en su local cuando fue trasladada en ambulancia al hospital.

Todo empezó el martes, sobre las 19.15 horas. Aunque habitualmente la mujer siempre va por la mañana a tomarse un café, ese día lo hizo por la tarde. «Es una clienta habitual». Como siempre, caminaba apoyada en su carrito de la compra rojo. «Desde que la conozco siempre lo lleva, tendrá 15 años. Está viejito, lo lleva pegado con cinta aislante, yo creo que le sirve para andar porque cuando va al supermercado lleva ese y otro», recuerda. La anciana tiene un apego especial al carro, entra con él hasta al baño.

Pese a su edad, «se defiende bien, no aparenta los años que tiene». A alguna vecina le ha confesado que «no se lleva bien con los bancos». Ese día, sin embargo, no parecía tan lozana. Luciano cree que, tal vez, se empezó a encontrar mal y entró en el bar a ver si se le pasaba. Sentada en una silla, la mujer «se escoraba hacia un lado y volvía a recomponerse mientras me miraba». Otro cliente de a diario, del que no recuerda el nombre, aunque sí que está jubilado y es originario de Micieces de Ojeda, al norte de Palencia, le preguntó a la anciana qué quería. «Un café con leche», como siempre, y se lo acercó, pero ella seguía inclinándose y ya empezaba a tener mala cara.

PUEDE SEGUIR LEYENDO ESTA NOTICIA EN EL SIGUIENTE ENLACE