Alumnos del Salesianos Deusto forman un «+1» para denunciar la discriminación en la Red
Alumnos del Salesianos Deusto forman un «+1» para denunciar la discriminación en la Red - A.M.

El colegio Salesianos Deusto de Bilbao «se suma» a la lucha contra la discriminación en internet

Los alumnos han participado en una iniciativa de YouTube y Jóvenes y Desarrollo para combatir el discurso del odio

BilbaoActualizado:

La sociedad española no consigue desprenderse de la lacra de la discriminación, presente todavía en las calles de todo el país. La explosión digital propició que también hallara hueco en internet, caldo de cultivo para todo tipo de mensajes de odio a los que los adolescentes acceden con facilidad. Se trata de una amenaza difícil de batallar, como bien saben los alumnos del colegio Salesianos Deusto de Bilbao, que se han convertido en los protagonistas de la campaña de YouTube y la ONG Jóvenes y Desarrollo contra el radicalismo en las redes sociales.

Al grito de «Somos más», lema de la iniciativa, cerca de medio millar de alumnos del centro bilbaíno exteriorizaron la pasada semana su rechazo a cualquier tipo de discriminación. El gran «+1» que escenificaron en el patio de la escuela dio visibilidad a un proyecto en el que los jóvenes aprendieron a discernir actitudes racistas, sexistas u homófobas en situaciones cotidianas. En este sentido, cobra cada vez mayor relevancia el papel de las redes sociales, las cuales tampoco están exentas de propaganda radical.

El proyecto, que contó también con la colaboración de Red Aware y FeSP UGT, culminó el pasado jueves con la lectura de un manifiesto en el que los chicos y las chicas de Salesianos Deusto reclamaron al resto de alumnos del país que se comprometan en la lucha contra la discriminación: «Queremos una sociedad más pacífica, donde no haya odio ni violencia por el hecho de ser diferentes», aseveraron.

Peligros «ocultos»

A.M.
- A.M.

Todos ellos participaron también en una serie de talleres en los que razonaron, a través de un juego de rol, acerca del respeto a la diversidad y a la no discriminación: «Poco a poco, hemos dado a entender que todos somos iguales», destacó Eliana, una de las alumnas del centro, que admite que ha sido testigo de varios ejemplos de homofobia en las calles de la capital vizcaína. La medicina, añadió, es intentar «ayudar» en todo lo posible a las víctimas y tratar de hacer ver a los agresores que todas las personas «tienen los mismos derechos» más allá de su nacionalidad, su raza o su sexualidad.

Algo más difíciles de percibir son los casos de machismo en las aulas y las redes sociales, alegó la representante de Jóvenes y Desarrollo Paloma Montero, quien insistió en que algunos adolescentes consideran que gestos como mirar el móvil a su pareja sin su consentimiento «es amor, no posesión». En este sentido, puso de relieve la necesidad de hablar con los jóvenes y «ponerles nombre a estas situaciones, que están ocultas y ni siquiera se identifican con ellas».

El papel de los «influencers»

La propia Montero explicó que los llamados «influencers» o «youtubers» han adquirido un papel esencial en el desarrollo de los menores de la «generación Z», pues tienen una gran capacidad para «influir en sus vidas»: «Lo que puedan decir esas personas tiene incluso más influencia de lo que yo pueda decir en mi aula», subrayó.

Por ello, varios profesionales de YouTube han participado también en la campaña, como Andrea Compton, Yellow Mellow, Rayden y el rapero Arkano. Este último se desplazó el pasado jueves hasta Bilbao para compartir experiencias con los alumnos de Salesianos Deusto, a quienes explicó que existen muchos comportamientos que traen desigualdades a la sociedad: «Los mensajes de odio y radicalización en internet a veces parecieran estar en un limbo ético y moral por ser algo tan nuevo -manifestó-. Hay que concienciar a la gente y llevarles por el camino de las opiniones constructivas».

La intervención del artista alicantino y la del resto de «influencers» corroboró el éxito de la iniciativa, afirmó Victoria Campetella, portavoz de YouTube en España, que hizo hincapié en la necesidad de visibilizar la discriminación que la sociedad «tiene incorporada en su día a día». En esta línea, afirmó que la compañía estadounidense está fuertemente implicada en la prevención del discurso del odio en su portal, labor a la que se dedican 10.000 de sus empleados. A su vez, instó a los usuarios a denunciar cualquier tipo de contenido que pudiera ser ofensivo o inapropiado para «contribuir» a la causa.