Luis Garicano
Luis Garicano - EFE

Ciudadanos denuncia que la subida de las pensiones «la van a pagar todos menos los vascos»

Luis Garicano pide un cálculo «transparente» y «leal» del Cupo vasco

BilbaoActualizado:

El responsable de Economía y Empleo de Ciudadanos, Luis Garicano, ha defendido en Bilbao un cálculo correcto y «leal» del Cupo vasco, un instrumento que no tiene intención de cambiar pero que debe reflejar de forma «transparente» los «verdaderos costes económicos» de las funciones que cumple el Estado en la Comunidad Autónoma.

Durante su intervención en el «Fórum Europa. Tribuna Euskadi», el responsable económico de Ciudadanos ha sido consultado sobre su opinión respecto al Concierto Económico, el instrumento que regula las relaciones financieras entre el País Vasco y España. Al respecto, Garicano ha subrayado que no tiene intención de introducir cambios en el sistema, pero reconoció su preocupación por «cómo se calcula».

El dirigente de la formación naranja alegó que el déficit de las pensiones «se va a pagar con cargo de deuda pública, y esa deuda no entrará en el cálculo del Cupo». De esta forma, ha añadido el economista, «las subidas de esas pensiones las van a pagar todos menos los vascos». «No creo que eso sea lo que los ciudadanos del País Vasco quieren», ha puntualizado.

El mandatario de Ciudadanos ha considerado que el Cupo es también «una cuestión de lealtad» institucional, pues bajo su punto de vista precisa de la construcción de una «relación de confianza» entre ambas administraciones. «Es esencial que los partidos vascos no vayan a ver cuántas pelas consiguen arrancar —ha manifestado—. La negociación requiere transparencia, que estemos tranquilos».

Por otro lado, Garicano ha rechazado implantar una herramienta similar al Concierto Económico en el resto de Comunidades Autónomas. «Si hiciéramos eso, España tendría que pedir prestado a Marte», ha ironizado el dirigente de Ciudadanos, que ha insistido en que de esta forma el país tendría un déficit consigo mismo.

Garicano fue presentado en el acto de este martes por Luis Gordillo, portavoz autonómico de Ciudadanos Euskadi, que también ahondó en la necesidad de «respetar» el Cupo sin dejar realizar un cálculo «transparente». «Es la única manera de que el sistema sea sostenible a largo plazo», afirmó Gordillo, que añadió que lo que se necesitan «son datos, no apelar a las emociones».

«No» a Sánchez

El propio Garicano ha advertido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que su actuación respecto a Cataluña «le descarta ahora mismo como socio» de cara a las elecciones municipales y autonómicas del próximo mayo. El también precandidato de la formación naranja a los comicios europeos ha criticado las negociaciones que el Ejecutivo del PSOE ha mantenido con los independentistas catalanes, cuyo interés «es romper España, que fracase».

El economista ha destacado que su partido no tendría problema en pactar con formaciones a las que les «interesa que las cosas vayan mejor». A su parecer, este no es el trasfondo de las negociaciones entre Pedro Sánchez y los separatistas catalanes, «a los que les interesa que todo vaya cuanto peor, mejor». En este sentido, ha aseverado que Ciudadanos no contempla «ahora mismo» a la formación socialista como futuro socio.

En esta línea, ha hecho hincapié en la necesidad de «incrementar la eficacia y la capacidad de control» del Ejecutivo para «dar respuesta» a la situación catalana. «Un Gobierno es legítimo cuando es eficaz y eficiente», ha destacado Garicano, que ha añadido que la «violencia» y el «descontrol» que a su parecer impera en Cataluña «va mucho más allá de lo inaceptable».

«La sensación de la gente es que aquí se hace lo que ha cada uno le da la gana —ha manifestado—. El Gobierno tiene que ser capaz de hacer cumplir el Estado de Derecho, que es lo primero, lo segundo y lo tercero más importante». Porque el Ejecutivo catalán, ha insistido, ha perdido la «lealtad constitucional» y busca «cualquier cosa para realizar nuevas demandas». Una postura «inaceptable» para el economista, que insiste en que «lo primero que hay que hacer en Cataluña es restaurar el imperio de la Ley, que las sentencias se cumlpan y la violencia de termine». «Luego podremos hablar», ha sentenciado.