Blanca Castillo

PNV, Bildu y Podemos acuerdan que los derechos sociales sean el «núcleo» del Estatuto vasco

Las tres formaciones han cerrado el primer pacto transversal de la ponencia de Autogobierno

VitoriaActualizado:

El PNV, EH Bildu y Elkarrekin Podemos han cerrado este viernes el primer acuerdo transversal sobre el futuro estatuto político de Euskadi, en el que sitúan los derechos sociales como «núcleo» del autogobierno vasco y «eje vertebrador del país». Además de este pacto, el PNV y EH Bildu han acordado que el nuevo estatus político garantice la «participación directa» de Euskadi en los organismos internacionales, y que se establezca una circunscripción propia vasca para las elecciones europeas.

El acuerdo entre el PNV, EH Bildu y Elkarrekin Podemos en torno a los derechos y deberes de la ciudadanía, cerrado en la reunión de este viernes de la Ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco, es el primer pacto transversal que se produce en este foro, en el que los puntos de entendimiento alcanzados hasta ahora se habían limitado a dos formaciones nacionalistas como el PNV y EH Bildu.

La formación 'jeltzale', la coalición soberanista y Elkarrekin Podemos han consensuado un documento en el que plantean que los derechos sociales y de ciudadanía han de constituir el «núcleo» del autogobierno vasco y el «eje vertebrador del país». Con ese fin, se establece que las instituciones deberán habilitar el presupuesto «necesario» para garantizar el «blindaje» de estos derechos.

Garantía de Ingresos y Empleo

En el texto pactado por estas formaciones se plantean medidas para el «blindaje» de estos derechos, de forma que se establece el derecho a unos ingresos «suficientes» para llevar una vida digna, que han de ser «universalmente accesibles en relación con la diversidad funcional o accesibilidad a la información».

También se reconoce el derecho a una educación «pública, inclusiva y de calidad», a un sistema de salud «universal, gratuito y de calidad», a un empleo «digno», a una vivienda «digna y asequible» y a un medio ambiente «saludable».

En el ámbito del empleo, el documento pactado establece que «la ciudadanía vasca tiene derecho a un empleo, a la libre elección de profesión u oficio, a la no discriminación en el trabajo ni por su profesión, a una remuneración equitativa y digna, y a una protección eficaz frente al desempleo».

Asimismo, se plantea que el estatuto incluya un capítulo específico sobre los derechos de las mujeres, con el fin de lograr la igualdad «efectiva» entre sexos, y se reconoce la necesidad de atender a la situación de colectivos como el de los jóvenes, los menores de edad, las personas migrantes y refugiados, y el pueblo gitano.

En el caso de las mujeres, se especifica que «para alcanzar una sociedad igualitaria, las mujeres deben tener derecho a vidas dignas, libres y plenas, exentas de toda forma de violencia machista y de todo tipo de discriminación directa o indirecta, así como a la igualdad de oportunidades, teniendo siempre en cuenta la situación desigual de partida que tienen que enfrentar las mujeres en todas las esferas de la vida».

Por otra parte, se reconoce el derecho a la diversidad sexual y de género, en el que se incluye el derecho a «la autodefinición en relación con su cuerpo, sexo, género, prácticas u orientación sexual, y a ser tratada con respeto a la misma». El acuerdo recoge el reconocimiento de la diversidad religiosa y cultural, aunque se precisa que «las instituciones vascas se regirán por el principio de laicidad».

Pagar impuestos

Además de los derechos, se precisan los «deberes» que el estatuto establecerá para la ciudadanía vasca, entre los que se incluye el respeto «a la salud ajena», a la igualdad, al medio ambiente y la obligación de «contribuir al bien común pagando impuestos».

Al margen de este acuerdo a tres bandas, el PNV y EH Bildu han cerrado un nuevo pacto bilateral, que se suma a los ya alcanzados en torno a cuestiones como el preámbulo, el título preliminar, las competencias o el reparto de poderes que habría de establecer un eventual nuevo estatuto.

Circunscripción propia

En este caso, la formación 'jeltzale' y la coalición soberanista han acordado las bases del capítulo de relaciones internacionales y política exterior que habría de incluir el futuro texto estatutario.

Ambas formaciones proponen que Euskadi tenga «participación directa» en los organismos europeos e internacionales, que las instituciones vascas puedan intervenir directamente ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, y que se establezca una circunscripción «propia» para Euskadi para las elecciones europeas.

De esa forma, se pretende «garantizar una representación de los vascos en el Parlamento Europeo que se adecue al nuevo modelo de relación» que puedan tener Euskadi y el Estado español. Otras de las medidas que se proponen es que el País Vasco tenga la capacidad de gestionar los fondos esrtucturales europeoas en su territorio, y que Euskadi disponga de una delegación en la Unión Europea «para la mejor defensa de sus intereses».

Eurorregión

Por otra parte, proponen crear una eurorregión «que abarque todos los territorios de Euskal Herria». En la actualidad, ya existe una estructura similar, denominada 'Eurorregión Nueva Aquitania-Euskadi-Navarra'.

Además, en el acuerdo cerrado por el PNV y EH Bildu se plantea que Euskadi tenga la «posibilidad» de establecer «vínculos políticos y relaciones de colaboración», así como «estructuras institucionales permanentes y comunes», con Navarra y el País Vasco francés. Todo ello, según se precisa, «desde el respeto total y absoluto» a las decisiones de las instituciones de estos territorios.

El PNV y EH Bildu han acordado que el Estado español «incorpore los compromisos derivados» del futuro estatuto vasco a su normativa interna, «para lo que deberá impulsar las modificaciones legales que sean necesarias en orden a garantizar su reconocimiento y respecto».