Arnaldo Otegui, durante un acto en Pamplona
Arnaldo Otegui, durante un acto en Pamplona - Jesús Diges

Bildu exige a Sánchez el traspaso «inmediato» de más de 60 competencias al País Vasco y Navarra

Los soberanistas reclaman la transferencia de las Prisiones y la de la Seguridad Social

Bilbao Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cuatro dirigentes políticos acudirán esta legislatura al Congreso de los Diputados en representación de EH Bildu, cuya abstención podría ser determinante de cara a la investidura de Pedro Sánchez. A falta de que culminen las negociaciones entre el PSOE y el resto de los grupos, los soberanistas han puesto ya encima de la mesa sus pretensiones para la nueva etapa que se abre ahora en la Cámara Baja. Algunas de ellas son de carácter «inmediato», como es el caso de la transferencia de competencias. Concretamente, la coalición exige al futuro Ejecutivo el traspaso de 36 carteras para el País Vasco y de otras 25 para Navarra.

Los independentistas han registrado una proposición no de ley para la transferencia «inmediata e íntegra» de las competencias que bajo su punto de vista están recogidas en el Estatuto de Guernica y el Amejoramiento navarro, cuyo cumplimiento es «imprescindible», han subrayado en un comunicado emitido este viernes. Entre otras carteras, EH Bildu exigirá las relativas a Prisiones y la Seguridad Social. Esta última se quedó fuera del calendario de transferencias que acordaron el pasado enero los Gobiernos vasco y central.

Concretamente, PNV y PSOE acordaron negociar un total de 33 traspasos. Entre ellos se encuentra la gestión de los centros penitenciarios, aunque fuentes de La Moncloa reconocieron la dificultad de llevar a cabo dicha operación. Esta última está encasillada en el último de los tres bloques de transferencias que los gabinetes de Urkullu y Sánchez se comprometieron a abordar en un tiempo inferior a un año y que incluyen competencias como los aeropuertos y los puertos, así como otras de gran valor simbólico como la de los Paradores.

Poco antes de la disolución de las Cortes, Pedro Sánchez entregó a los nacionalistas vascos la titularidad de los tramos de la autopista AP-68 de Vizcaya y Álava. Una pequeña porción del pastel que pretende llevarse ahora EH Bildu, que considera que el compromiso entre ambos Ejecutivos «no se ha cumplido». En este sentido, insiste en que las transferencias deben tener un «carácter prioritario».