Una de las ancianas agredidas en Bilbao: «Pensé que íbamos a terminar en silla de ruedas»

Las víctimas de la brutal agresión en la calle San Francisco se congratulan de que puedan «seguir contándolo»

BilbaoActualizado:

Elvira y Tina, dos ancianas de 95 y 80 años residentes en la calle San Francisco de Bilbao, se enfrentaron la semana pasada a una de las experiencias más dramáticas de su vida. El suceso ocurrió en su propia vivienda, donde un individuo que todavía no ha sido detenido las golpeó violentamente con el fin de robarles. Las imágenes de la agresión aparecieron en las pantallas de toda España: «Pensé que íbamos a terminar en silla de ruedas», explicó la mayor en declaraciones a El Correo. Afortunadamente, ambas se encuentran bien, pues solo tuvieron que lamentar algunos rasguños.

«Podemos seguir contándolo», sentenció Elvira, que en un primer momento creó que el asaltante era un vecino más del edificio: «Como tenemos tanta gente desconocida aquí pensamos que no tenía llaves y entró con nosotras», afirma. Fue entonces cuando el agresor tiró de la cadena de Tina, que se rompió en varios trozos. Al volver a por ellos, Elvira se abalanzó sobre él en un valiente acto que le pudo costar caro: «No sé qué hizo, pero le ví ya en el suelo y me eché directa hacia él. Le cogí por detrás y le di un pellizco», afirma.

[Lea aquí la entrevista completa]

Pese a todo, el ladrón logró zafarse de Elvira, que terminó en el suelo. También recibió un fuerte empujón su amiga, lo cual les hizo temer lo peor: «Cuando me tiró al suelo pensé: “De aquí ya no me levanto” –asegura–. Me veía en silla de ruedas y a Tina, que tiene mal la espalda, también».

«Cansada y asustada»

Según relata la cabecera vizcaína, ambas ancianas, amigas desde hace décadas, regresaban a casa después de dar un paseo por Bilbao. La agresión tuvo lugar en torno a las ocho y media de la tarde, cuando un chico entró con ellas al portal: «Él subió las escaleras y tocó el timbre del ascensor. Como él estaba primero le cedí el paso, pero insistió: “Pasen ustedes”», afirmó Elvira. Segundos después se produjo el «tirón», aunque según la mujer Tina «no notó nada». A consecuencia del ataque, Elvira sufrió un rasguño en el antebrazo. Además, al día siguiente le dolía la pierna sobre la que cayó, aunque ni siquiera requirió ir al médico. A pesar de todo, asegura estar «cansada», pues la publicación del vídeo en las redes sociales le está «revolviendo todo». También reconoce estar «asustada», hasta el punto de mirar «por todas las habitaciones» al regresar a casa.

Por el momento el agresor continúa libre, aunque las víctimas esperan que la Policía dé con él cuanto antes. En cualquier caso, se trata de una persona que no habían visto nunca por el barrio: «Pero como en el bloque hay dos pisos alquilados, suele haber mucha gente de fuera», puntualizó Elvira.