Caras nuevas y que cambian de cartera en el último Gobierno diseñado por Zapatero - abc
octava remodelación de Zapatero

¿Quién hace qué en el nuevo Gobierno?

Los funcionarios pasan a depender de Manuel Chaves, cuyo ministerio cambia de nombre, no así el de Fomento, pese a engrosar Vivienda. Pajín todavía no dice el nombre correcto de su macrodepartamento

E. MONTAÑÉS
MADRID Actualizado:

Medios de comunicación y expertos de comunicación política inciden en el análisis del gesto de Zapatero colocando a un veterano socialista, Ramón Jaúregui, al frente del Ministerio de la Presidencia. El propio Zapatero alababa ayer al dirigente vasco y replicaba que muchos en las filas socialistas le pedían este nombramiento de Jáuregui. Sin embargo, este departamento queda descafeinado, o al menos, con menos funciones de las que acaparaba María Teresa Fernández de la Vega, según se recoge en el Boletín Oficial del Estado hoy.

Pese a las dotes comunicativas del hasta ayer eurodiputado socialista en Bruselas, otrora secretario de Política Autonómica o vicelendakari, entre otros cargos, el papel primordial de la Portavocía del Gobierno que tenía De la Vega recae ahora en manos de Alfredo Pérez Rubalcaba. Y aún hay más cambios en las competencias y en la reestructuración ministerial que publica, como es normativo, el BOE. El Boletín Oficial del Estado recoge el cese de Celestino Corbacho, Beatriz Corredor, Bibiana Aído y Elena Espinosa como ministros, así como el nombramiento de las nuevas caras del Ejecutivo: Rosa Aguilar y Valeriano Gómez, como titulares de los departamentos de Medio Ambiente, Rural y Marino, y Trabajo, respectivamente. Pero, al desgranar el reparto de competencias, observamos varias notas curiosas:

1.El Ministerio de Fomento que pilota José Blanco seguirá llamándose así. Conserva su nombre a pesar de que ha pasado a engrosar la Secretaría de Estado de Vivienda y Actuaciones Urbanas, que se crea en este BOE y que estará en manos de la ex ministra del ramo Corredor. La cartera de Blanco no añadirá la coletilla "y Vivienda".2. Además, el documento oficial también plasma la elevación de rango a Secretaría de Estado del área de Empleo, dependiente del Ministerio de Trabajo.

3. El Ministerio de la Presidencia, que digiría el vasco Jáuregui, se dedicará, como hasta el momento, a "la coordinación de los asuntos de relevancia constitucional, la preparación, desarrollo y seguimiento del programa legislativo, el apoyo inmediato a la Presidencia del Gobierno, la asistencia al Consejo de Ministros, a las Comisiones Delegadas del Gobierno, a la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios, y, en particular, al Gobierno en sus relaciones con las Cortes Generales". Mantiene los órganos de la Secretaría de Estado de Asuntos Constitucionales y Parlamentarios, y la Secretaría de Estado de Comunicación, por lo que se piensa que esta suerte de "asesor político" de Zapatero en que se convertirá, desde la primera línea, Ramón Jáuregui compaginará también cierta labor comunicativa, aunque la persona que comparecerá ante la prensa los viernes tras los Consejos de Ministros sea Rubalcaba.4. Jáuregui pierde, eso sí, a todos los funcionarios del país. La Ley de la Función Pública o la rebelión de los empleados públicos a raíz del "tijeretazo" en su sueldo, que se aprobó el pasado mes de mayo, fueron motivo de descontento entre el funcionariado, que trató de aplacar -con mejor o peor resultado- la ex vicepresidenta primera. Ahora esta masa social pasa a depender de Manuel Chaves, el vicepresidente tercero, que asume esa competencia y sale reforzado de la octava remodelación de Gobierno acometida por Zapatero desde que llegó al poder. El Ministerio del dirigente andaluz sí cambia de nombre, ya no será el Ministerio de Política Territorial, sino el de Política Territorial y Administración Pública.5. Asimismo, el BOE publica la creación de un macroministerio que concentra Leire Pajín, el de Sanidad, Política Social e Igualdad (un orden distinto al que emplea la propia Pajín, que se refiere a su departamento como el de Sanidad, Igualdad y Política Social, aunque el orden de los factores tampoco altere en este caso el producto final). La dueña de esta cartera focalizará su trabajo, desde ahora, no solo al área sanitaria y social, sino que concentra también la lucha contra toda clase de discriminación y contra la violencia de género, así como las competencias en materia de igualdad (como la búsqueda de la paridad en las empresas, precisamente por un Gobierno que ha dejado de ser paritario con el cambio de ayer). Otra variación reseñable es la incorporación pues, en este departamento de la Secretaría de Estado de Igualdad como órgano superior. La nueva secretaria será la gaditana Bibiana