Pancartas y brindis en honor a los presos de ETA en Berriozar

En el chupinazo, dos concejales de ANV salieron al estrado blandiendo una ikurriña y una bandera a favor de los reclusos

pamplona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

No hubo incidentes, pero sí pancartas, gritos y brindis a favor de los presos de ETA; ikurriñas; arrano beltzas; carteles reclamando la “independentzia” de Euskal Herria; e insultos y pitos a concejales de UPN y PSN. Además, dos ediles de la ilegalizada ANV subieron al escenario con sendas banderas: una vasca y otra a favor de los reclusos de la banda terrorista.

La plaza Eguzki –o plaza del Sol- de Berriozar (Navarra) acogía ayer el lanzamiento del cohete que da inicio a las fiestas de la localidad. Una vez más había polémica, aunque este año pasó más desapercibida en los medios de comunicación: tal y como publicó ABC, el alcalde del municipio, Xabier Lasa, de Nafarroa Bai (NaBai), autorizó el homenaje a un etarra el pasado 8 de julio disfrazando el acto de “comida” popular, según reflejan tanto la solicitud presentada por el colectivo de familiares pro presos de ETA Etxerat como el edicto emitido por el primer edil; y un mes después, no asistió al décimo aniversario del asesinato del subteniente Francisco Casanova a manos de la banda terrorista alegando que se encontraba de vacaciones. Pero consciente de que el debate sobre su reprobación por estos hechos, solicitado por UPN, no se celebrará hasta dentro de varias semanas, Lasa se veía tranquilo. Los regionalistas contarán con el respaldo del PSN y CDN, así que el voto de IU será decisivo una vez más.

Aunque este año optó por lanzar un mensaje conciliador, al mismo tiempo permitió la instalación de un bar al aire libre que luce un letrero donde se puede leer “Euskal Presoak, etxera” –Libertad para los presos euskaldunes-. El bar exterior de una sociedad donde se celebró un brindis en honor a los reclusos, según distintas fuentes municipales.

El alcalde había negado al PSN el derecho a elegir el encargado de prender la mecha en el chupinazo. Y en su lugar, cedió el honor al grupo musical Marea, muy querido por los berriozartarras y sin duda una de las bandas más importantes de la Comunidad foral. Mientras el vocalista del conjunto, “Kutxi” Romero, gritaba “¡Gora Berriozar (Viva Berriozar)! ¡A ver si de una puta vez nos ponemos todos de acuerdo!”, el guitarrista, apodado “Kolibrí”, encendió el cohete. Después llegarían los turnos del primer profesor del modelo D (euskera) que tuvo el colegio público de la localidad, que acudió junto a una exalumna y la presidenta de la Asociación de Padres de la escuela; y del presidente y varios de los capitanes de los equipos de fútbol del Club San Cristóbal.

Acto seguido, representantes de los distintos partidos políticos también tuvieron la oportunidad de prender varios cohetes más. Mientras al portavoz de UPN, Sergio Sayas, y al edil del PSN, José Antonio Navidad, les tocó escuchar algunos insultos procedentes de grupos reducidos de proetarras y abertzales, dos concejales de ANV agitaban desde el estrado una ikurriña y una pancarta a favor de los presos de la banda terrorista, a la vez que algunas personas del público vociferaron en varias ocasiones “Euskal presoak, etxera”. Ni Sayas ni Navidad se amilanaron.

Pero el alcalde prefirió ignorar todo aquello y se limitó a hablar de la necesidad de potenciar la unidad en el ámbito municipal. “Kutxi ha dado en la diana y en el sentir mayoritario de este pueblo. Tiene que haber unidad y hay mucha unidad en la convivencia, pero en el ámbito político también tiene que haberla. Por lo menos es bueno que haya pluralidad de ideas, por supuesto, pero a la hora de mirar por que el pueblo vaya adelante tenemos que ser capaces de superar las diferencias personales y políticas”, valoraba tras el acto.

En sus palabras tal vez se olvidara de hablar de quienes han sufrido el terrorismo de cerca en Berriozar y sienten cualquier cosa menos unidad. Como los miembros del colectivo Vecinos de Paz, que organizan cada año el homenaje a Casanova y que “jamás han recibido ayuda alguna del primer edil”. O algunos concejales y ciudadanos de a pie que viven señalados por grupos proetarras de la localidad.