La candidata socialista a la Presidencia de Navarra, María Chivite, se reúne con representantes de Geroa Bai
La candidata socialista a la Presidencia de Navarra, María Chivite, se reúne con representantes de Geroa Bai - EP

María Chivite, dispuesta a lanzarse a una piscina sin agua

La reunión PSN-Geroa Bai finaliza con el único acuerdo de explorar un Gobierno en minoría

PamplonaActualizado:

La reunión entre la candidata socialista a la presidencia del Gobierno de Navarra, María Chivite y la candidata de Geroa Bai, Uxue Barkos, ha finalizado con el único acuerdo de que ambas formaciones quieren un «gobierno de progreso». A partir de aquí, todo son diferencias.

El secretario de organización del PSN, Ramón Alzórriz, ha afirmado que si María Chivite consigue el apoyo de 23 parlamentarios navarros, los de Geroa Bai, Podemos e Izquierda Unida, se presentará a la investidura a pesar de que la mayoría de la Cámara navarra está situada en 26 escaños.

Su intención es que alguna de las dos fuerzas que pasarían a la oposición, Bildu o Navarra Suma recapaciten y les «regalen» la presidencia. Navarra Suma, plataforma constitucionalista que fue mayoritariamente apoyada en las elecciones del 26 de mayo con 20 escaños, no tiene intención de apoyar un gobierno socialista y nacionalista. Y Bildu ya ha dicho esta mañana que tampoco tiene intención de apoyar una formación sin que haya un mínimo de diálogo. Y Alzórriz ya ha dejado bien claro que «no vamos a hablar ni pactar con Bildu». Según el socialista, «Bildu no es un partido de progreso y no está en la línea que estamos trabajando». Por lo tanto, esa investidura tiene pocas posibilidades de salir adelante.

El presidente del PNV en Navarra y número 2 de Geroa Bai, Unai Hualde ni tan siquiera ha garantizado el respaldo a María Chivite. A la salida de la reunión en la que ha estado presente él, ha apuntado a que su formación le ha preguntado a María Chivite cómo piensa garantizar una estabilidad no solo de investidura, sino de Gobierno, sin contar con el respaldo positivo o en forma de abstención de Bildu. Y ha asegurado que se encuentran a la espera de una respuesta.

La reunión de hoy ha sido meramente una primera toma de contacto. Pero ya desde el comienzo se han visto las diferencias. Según han afirmado ambas partes, en el encuentro de hoy han intercambiado «planteamientos generales sobre ayuntamientos» y ni tan siquiera ahí ha habido inicio de acuerdos. «Son posturas no coincidentes», ha afirmado Unai Hualde.