La hormigonera frente al la puerta del palacio ocupado
La hormigonera frente al la puerta del palacio ocupado - Pablo Ojer
Pamplona

El Gobierno de Navarra precinta con cemento el edificio ocupado que no podía precintar en agosto

El centro de Pamplona recupera una normalidad relativa tras dos días de incidentes

Actualizado:

El pasado 17 de agosto, los ocupas abertzales volvieron a entrar en el palacio del Marqués de Rozalejo de Pamplona a las pocas horas de haber sido desalojados. En aquella ocasión, tanto en rueda de prensa como en comisión parlamentaria, el Gobierno de Navarra aseguró que el edificio había sido reocupado porque no se podía precintar el edificio de forma adecuada por su complejidad arquitectónica.

Hoy, casi 5 meses después de aquella imposibilidad y dos días después de haber sido desalojado nuevamente, la puerta principal del palacio se encuentra ya precintada con una capa de cemento armado. Además, todo el interior del edificio ha sido desmantelado, suelos incluidos, para imposibilitar que los radicales abertzales vuelvan a entrar en el mismo.

El precinto se ha colocado desde el interior del edificio
El precinto se ha colocado desde el interior del edificio - Pablo Ojer

De esta manera, el centro de Pamplona recupera poco a poco una relativa normalidad después de dos días de protestas e incidentes. La tranquilidad es relativa porque todavía permanecen en las inmediaciones del palacio un dispositivo policial. Pero las tiendas y bares de la plaza mantienen una actividad ya normal a pesar d ellos intentos de algunos establecimientos de culpar a la presencia policial del cierre.

Tanto ayer como anteayer, las protestas de algunos jóvenes derivaron en enfrentamientos con la policía, tanto de Policía Foral como de Policía Nacional, que se vieron obligados a cargar después de que les arrojaran huevos, vasos y también petardos.

Además, durante las protestas, los jóvenes realizaron numerosas pintadas por distintas calles del centro de la ciudad, lo que ha dejado un reguero de expresiones de apoyo al ‘gaztetxe’ pero también de amenazas al PNV, partido que sostiene la coalición de Uxue Barkos, y contra UPN, que gobernó en Pamplona y Navarra hasta la pasada legislatura.

De momento, la protesta de los jóvenes se ha trasladado a la manifestación que han convocado para el próximo 19 de enero. Han elegido esta fecha para evitar que la protesta coincidiera con la manifestación que este sábado se celebrará en Bilbao y en Bayona (Francia) a favor de los presos etarras.