Un pleno del Parlamento de Navarra
Un pleno del Parlamento de Navarra - Pablo Ojer
Elecciones Navarra

El escrutinio final concede un escaño más a Navarra Suma que lo pierde Bildu

De esta forma, una abstención del PSN daría el Gobierno de Navarra a la coalición constitucionalista

PamplonaActualizado:

El recuento final de las mesas que presentaron problemas en las elecciones del pasado domingo ha hecho que Bildu haya perdido el octavo escaño y se le haya asignado a Navarra Suma.

Más allá del baile de un escaño, este cambio supone un impulso muy importante al constitucionalismo en Navarra ya que los partidos nacionalistas, Geroa Bai y Bildu, suman un escaño menos que en la pasada legislatura y ahonda la debacle del cuatripartito, lo que muestra el descontento de los navarros con las políticas llevadas a cabo por el Gobierno de Navarra en los últimos cuatro años.

Pero, además, este cambio de escaño supone que el conjunto de las cuatro fuerzas que han gobernado desde 2015 en Navarra, Geroa Bai, Bildu, Podemos e Izquierda Ezkerra, se quedan en 19 escaños mientras que la unión del centro derecha de UPN, Partido Popular y Ciudadanos en torno a Navarra Suma, alcanza los 20 parlamentarios.

Este nuevo reparto de escaños pone en un brete al Partido Socialista de Navarra, que tiene la llave del nuevo Gobierno y tendrá que elegir entre permitir un gobierno constitucionalista o apoyarse en los independentistas y la izquierda radical para alcanzar el sillón presidencial.

Y, en caso de duda, una posible abstención de los socialistas daría el Gobierno a la coalición de Navarra Suma.

Por otro lado, Izquierda Ezkerra, marca navarra de Izquierda Unida, aguanta el escaño que había conseguido el domingo al superar la franja del 3% de los votos. Concretamente, se ha quedado con un 3,01% en el escrutinio final.