Este domingo los bomberos rescataron a 20 peregrinos irlandeses
Este domingo los bomberos rescataron a 20 peregrinos irlandeses - Gobierno de Navarra
Reportaje

Se dispara el número de peregrinos rescatados en el Camino de Santiago en 2019

Cada año, los bomberos de Navarra deben salir a rescatar a más de 30 peregrinos

PamplonaActualizado:

Con el rescate de 20 peregrinos irlandeses de ayer, son ya tres los rescates colectivos que los Bomberos de Navarra han tenido que realizar en lo que llevamos de año. El pasado 24 de abril otras 23 personas fueron rescatadas en el refugio de Izandorre, en el alto de Ibañeta y muy cerca de Roncesvalles, y el 18 de febrero una madre y sus dos hijos también fueron localizados en este mismo refugio después de que su padre diera el aviso de que no habían llegado a su destino a la hora prevista.

Rescates como el de ayer llaman la atención, sin duda, pero no es algo extraordinario en Navarra. Cada año, los bomberos deben realizar más de 30 salidas para rescatar a peregrinos del Camino de Santiago que se pierden en el paso entre España y Francia o que tienen dificultades debido a las condiciones meteorológicas, como fue el caso de los 20 irlandeses de ayer.

Hasta ahora, el récord de peregrinos rescatados databa de 2015, cuando hubo que salir a buscar a 48 peregrinos. Pero sólo con los tres casos colectivos mencionados de este año, son ya 46, a los que hay que sumar otras salidas para buscar a peregrinos que caminan solos o en parejas como la realizada el pasado 7 de junio cuando bomberos, Policía Foral, Guardia Civil, DYA y Cruz Roja estuvo toda la noche buscando a una peregrina estadounidenses que, finalmente, fue localizada en buen estado de salud.

Lo más llamativo del rescate de ayer fue que se realizara en el mes de agosto. Normalmente, los peregrinos del Camino de Santiago que realizan la etapa entre la localidad francesa de Sant Jean Pied de Port y la española de Roncesvalles encuentran las principales dificultades en la primavera, cuando son más frecuentes los cambios meteorológicos.

Paso de los Pirineos

Esta primera etapa del Camino de Santiago atraviesa los Pirineos, pasa de los 165 metros de altitud de la localidad francesa a los 1.460 que tiene el paso de Lepoeder, donde se encuentra la frontera entre Francia y España, para bajar a los 900 metros de Roncesvalles. Cuando se produce un cambio climatológico brusco, la cordillera pirenaica es la primera en notarlo y, por su orografía, el paso de Lepoeder recibe como una bofetada el cambio de viento y agarra las nubes, la niebla y la lluvia cuando ésta no cae en forma de nieve. De hecho, este paso se cierra entre los meses de octubre y marzo para evitar las ventiscas y el tránsito de peregrinos es desviado por Valcarlos.

Operativo de búsqueda de un peregrino en noviembre de 2016
Operativo de búsqueda de un peregrino en noviembre de 2016 - Gobierno de Navarra

Pero de forma similar a como ocurre en primavera, Navarra sufrió ayer un cambio brusco del tiempo meteorológico y los 20 peregrinos irlandeses rescatados ayer se vieron envueltos de repente en una intensa niebla, con chubascos y con un drástico descenso de temperaturas. Este cambio, sumado al esfuerzo que supone atravesar la considerada etapa más dura del Camino de Santiago por la importante subida de los Pirineos, hizo que los peregrinos pidieran ayuda por agotamiento y por los síntomas de hipotermia que algunos comenzaban a sentir.

La buena intuición de los peregrinos, como ocurre en la mayoría de las ocasiones, hizo que ante las condiciones meteorológicas que se encontraron, optaran por buscar cobijo en el refugio de Lepoeder, lo que facilitó su rescate y evitó que necesitaran asistencia médica. Los bomberos simplemente los recogieron y les trasladaron a Roncesvalles, donde fueron bien atendidos y pudieron descansar.