El Ejecutivo foral en un Consejo de Gobierno
El Ejecutivo foral en un Consejo de Gobierno - Gobierno de Navarra
Navarra

Aumentan un 45% el número de direcciones generales en el Gobierno de Navarra

El incremento del número de altos cargos del Gobierno supone una subida del gasto de casi 1,5 millones de euros al año

PamplonaActualizado:

Con la excusa de que la economía va mejor, el Gobierno de Navarra se ha decidido a disparar el número de altos cargos y, con ello, el gasto en la estructura gubernamental. De hecho, hoy se ha conocido que el número de direcciones generales del nuevo Gobierno de Navarra, presidido por la socialista María Chivite, se ha incrementado más de un 45% al pasar de las 22 del Ejecutivo anterior a los 32 de éste. Este incremento se suma al 40% que subió el número de departamentos, ya que pasaron de los 9 anteriores a los 13 de la actual estructura.

De esta forma, el Gobierno de Navarra se gastará casi 600.000 euros más en los sueldos de los directores generales, que se suman a los 740.000 que subió el gasto con las 4 consejerías que se crearon para satisfacer las pretensiones de las diferentes formaciones políticas que conforman en nuevo cuatripartito que sustenta a María Chivite, PSN, Geroa Bai, Podemos e Izquierda Ezkerra.

Aumento del gasto

Cada director general tiene un sueldo asignado de 58.693,04 euros anuales; cada consejero tiene un salario de 68.500,04 euros y cada jefe de gabinete cuenta con una asignación de 54.628,84 euros. A todo ello hay que sumar el aumento del número de secretarías y auxiliares de cada departamento. De esta forma, la nueva estructura del Gobierno de Navarra gastará cada año casi 1,5 millones de euros más solo en altos cargos.

La pasada legislatura, la dirigida por la nacionalista Uxue Barkos, se configuró un Gobierno de técnicos, sin apenas políticos. Sin embargo, en esta legislatura se ha conformado un Gobierno con presencia de cargos políticos y cada una de las formaciones que han entrado en la estructura de Gobierno, PSN, Geroa Bai y Podemos, querían sus consejerías para poder poner a su gente al frente. Izquierda Ezkerra optó por no entrar en el Gobierno, aunque sí respaldará sus políticas desde el Parlamento de Navarra. A cambio, los comunistas pretenden que se le asignen el senador autonómico, algo que no está bien visto por Geroa Bai, que también quiere poner su propio candidato.