Moratinos también viajará a Rabat a dar explicaciones

El PP se pregunta por qué el Gobierno movilizó al Rey si no había ninguna crisis

Actualizado:

MADRID

Además del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que viajará el lunes a Rabat, el Gobierno también tiene previsto que visite Marruecos el titular de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, en septiembre. El Ejecutivo de Zapatero ha pasado de negar la crisis en las siempre complicadas relaciones con el país vecino —pese a que la embajada sigue vacante, las notas de protesta marroquíes, el acoso a las policías en la frontera y el boicot en Melilla— a presumir de amistad con el régimen alauí y descalificar en los mismos términos —«deslealtad», sobre todo— que el Gobierno marroquí las visitas del PP y de Aznar a la Ciudad autónoma.

Si Marruecos quería explicaciones, por visitas de ministros que no sea. Moratinos tiene previsto viajar a Rabat para entrevistarse con el jefe de la diplomacia de Mohamed VI, Taieb Fassi Fihri, según informó la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, después de la reunión del Consejo de Ministros.

De la Vega afirmó que gracias al «intenso trabajo» del Gobierno de Zapatero la relación con Marruecos es más sólida, «próspera y fructífera» que nunca. Para la vicepresidenta, esos logros contrastan con «el ardor guerrero» del PP en la materia. También repitió que las visitas de Aznar y González Pons a Melilla eran una muestra de «deslealtad» y «oportunismo», aunque curiosamente eludió comentar la vista que hizo Zapatero a Mohamed VI cuando estaba en la oposición pese al pulso que el Monarca alauí le echaba entonces al Gobierno español con la retirada de su embajador.

La vicepresidenta sostuvo que los melillenses están también mejor que nunca, con más infraestructuras y servicios sociales que con los gobiernos del PP y que, además, ahora hay más policías en la frontera.

Las impresiones en Génova sobre lo sucedido en Melilla distan mucho de lo expresado por De la Vega. Ayer, las palabras de González Pons al respecto fueron completamente antagónicas. En su opinión,

«hasta que el PP no fue a Melilla, el Gobierno no se preocupó del problema» por lo que «gracias al esfuerzo del Partido Popular, se ha movido el Ejecutivo».

¿Desleal visitar España?

En relación a las palabras de Moratinos —que el pasado jueves negó la existencia de un conflicto con Marruecos— Pons se preguntó «cómo es que entonces se ha resuelto» o «por qué ha tenido que intervenir el Rey». Asimismo, se defendió de las críticas de «deslealtad» al indicar que «no es desleal que un español visite España». Para el Partido Popular, «llama la atención que este argumento sea utilizado tanto por España como por Marruecos».

González Pons criticó duramente «el gravísimo caso de violencia de género» contra las policías españolas «ante la ignorancia de Zapatero». Por ello, les envió «un abrazo en nombre del PP».

Con todo, los populares instaron al Gobierno a que «recupere la zona neutra de la frontera» para evitar situaciones como la vivida estas semanas «y que Rubalcaba visite a Melilla antes de ir el lunes a Rabat». Por último, calificó de «patética» la actuación del director general de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Velázquez.