Moratinos y su homólogo francés, Bernard Kouchner - EFE

Moratinos, forzado a explicar las agresiones en El Aaiún

La mayoría de partidos apoyaron la propuesta, con el voto en contra del PSOE

MADRID Actualizado:

El PSOE estrenó ayer el nuevo periodo de sesiones en el Congreso con una derrota en solitario. El Grupo Mixto (en concreto la diputada Rosa Díez, de UPyD) había pedido la comparecencia urgente del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, para que explicara en sede parlamentaria las gestiones realizadas por el Gobierno tras las agresiones sufridas por un grupo de activistas españoles en El Aaiún, cuando participaban en una manifestación no autorizada en favor de los derechos del Sahara. El Grupo de ERC-IU-ICV suscribió la petición de comparecencia, que se llevó a votación ayer a la Junta de Portavoces. La mayoría apoyó la propuesta, con el voto en contra del PSOE.

El siguiente paso ahora es poner fecha a la comparecencia forzosa de Moratinos, pero mientras se toma esa decisión, el ministro tiene ocasión hoy de adelantar alguna explicación. El diputado del PP Gustavo de Arístegui le preguntará en la sesión de control si considera que su intervención ha sido clave en la resolución de los incidentes con el Reino de Marruecos durante este verano. También el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, deberá contestar si considera que ha defendido suficientemente a las mujeres miembros de la Policía Nacional de Melilla.

En esta misma sesión, la primera desde julio, el presidente del PP, Mariano Rajoy, preguntará a Rodríguez Zapatero qué medidas va a adoptar el Gobierno ante la grave situación que atraviesa la economía española. El portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, centrará su cuestión en la congelación de pensiones que quiere aplicar el Gobierno socialista en 2011. «¿Piensa modificar el Gobierno el Real Decreto-Ley que permite la congelación de pensiones?», inquirirá Duran, después de que en el último Debate sobre el estado de la Nación hubiera una avalancha de resoluciones aprobadas, con el voto en contra del PSOE, en contra de la medida adoptada por Zapatero. La congelación de pensiones es una de las medidas incluidas en el «tijeretazo» social que anunció Zapatero el pasado mes de mayo y que aceleró su divorcio con la izquierda parlamentaria y su ruptura con CiU.