Pancho Varona: «A mí también me llamó La Voz Senior, y no me he ofendido»

El escudero de Sabina une fuerzas con Guille Galván de Vetusta Morla, en una noche «única e irrepetible» este viernes en la sala Galileo

MadridActualizado:

Cuenta Pancho Varona que el otro día, paseando por Buenos Aires, se sorprendió cuando alguien le gritó desde la otra acera: «¡Ché, vos sos el guitarrista de Sabina!». «Me sonó muy bien, es un bonito título del que estar orgulloso». Esa indómita humildad es una de las causas, que no consecuencias, de su larga historia musical, amistosa y amorosa con uno de los más grandes cantautores de nuestra música popular. Esta vez, sin embargo, charla con ABC con motivo de otra simbiosis artística igualmente interesante, pero inequívocamente más rejuvenecedora: la que presenta este viernes en la sala Galileo junto a Guille Galván, guitarrista y uno de los principales compositores de Vetusta Morla, un grupo al que admira profundamente y al que lleva siguiendo desde sus primeros pasos.

—¿Quién es más fan de quién en esta relación?

—Yo le conocí a él antes que él a mí, porque a mí me empezaron a hablar de Vetusta Morla dos amigos que tenemos en común. Así seguí sus pasos, antes que él los míos, y luego empezamos a hablar por redes sociales.

—Pero hombre, está claro que Guille Galván, un tipo instruido en esto de la música, ya le conocía...

—Yo prefiero pensar que esta gente no sabía quién era yo. Siempre pienso de esa forma, y así me va bien. No quiero ir por la vida dándomelas de famoso, te lo digo de verdad. Así me llevo muchas sorpresas agradables.

—¿Cómo avanzó la relación?

—Nos conocimos ya en persona más tarde, porque yo empecé a seguir al grupo cogiendo el coche para ir a verles a diferentes ciudades, persiguiéndoles como un fan. Luego, cuando les dieron un Disco de Oro, me eligieron para ser el encargado de entregárselo. Fue muy emocionante para mí. Poco a poco fuimos avanzando en la amistad, también porque da la casualidad de que somos vecinos, y así hasta que le propuse hacer esta colaboración. A pesar de la agenda loquísima que tiene, ha aceptado y estoy encantadísimo.

—¿Repetirán?

—La idea es que sea un concierto único e irrepetible, en el que tocaremos canciones muy variadas. Pero si despierta el interés de los promotores y Guille puede, quizá se haga en otras ciudades. Tendrá que ser antes de octubre, cuando empiezo los ensayos con la nueva gira de Sabina ySerrat.

—Esa gira va a ser muy especial.

—Creo que mejor que la anterior, que estuvo demasiado basada en «La Orquesta del Titanic», que en mi opinión no fue un disco tan bueno como tenía que haber sido. La gente prefiere oír el clásico rosario de éxitos.

—¿Habrá invitados en Galileo?

—Se lo hemos dicho a Calamaro, porque es amigo y porque hacemos una canción suya. A ver si viene. Ha tenido algún lío últimamente por las cosas que dice, pero yo le respeto mucho aunque no piense igual que él. Él tiene una lucha contra la Humanidad, le gusta provocar y meterse en el barro.

—Este concierto es un símbolo de una unión entre generaciones. ¿Cree que respetamos a nuestros mayores de la música? ¿Vio la polémica de La Voz Senior con Sherpa?

—A mí también me han propuesto concursar, y no me he ofendido. Simplemente no he contestado. Pero les contestaré, y les diré que muchas gracias, pero no. Y no pasa nada. No sé, no creo que sea como para ofenderse. Quizá ofenderse tanto sea una manera de llamar la atención.

—¿Cómo lleva el derribo del Calderón?

—Me duele, pero sé anestesiarme de las cosas que me duelen. Igual que me anestesié cuando perdimos las dos finales. Así vivo mejor.