Otra vez las drogas

Análisis

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Hoy es Antonio Puerta, conocido por todos a raíz de unos desgraciados incidentes con el profesor Neira, ayer fue un cantante o un profesional cualquiera... ¿Y quién será mañana? No hay consuelo para una familia cuando después de toda una vida tratando de ayudar a su hijo a salir del mundo de las adicciones, invirtiendo dinero, esfuerzos, esperanzas y sin sabores, el fin llega como llega siempre con las drogas «a traición», cuando el corazón no puede más y la dosis pone punto final a un vía crucis que solo la familia puede sentir y conocer.

Las adicciones hoy a las drogas, incluido el alcohol, deben cogerse a tiempo, deben ponerse en manos de profesionales expertos, tienen que alertar al que las padece y debe contarse con su voluntad. Sin la voluntad del paciente nada puede hacerse, ni en las mejores clínicas ni con la mejor de las familias.

A esto hay que añadir las mezclas, hoy se toma heroína junto a la cocaína y todo se riega con alcohol, el cóctel es explosivo, y no hay hígado, riñones ni corazón que puedan aguantar. Y nadie está libre de algo así, como dijo el poeta: «cuando repiquen las campanas no preguntes por quien tocan, tocan por ti».

José Cabrera es psiquiatra y toxicólogo