AL DÍA

El rojicidio

Diego López Garrido, el socialista con pinta de mexicano, es tan anticuado que lee periódicos de quiosco

IGNACIO RUIZ QUINTANO
Actualizado:

Diego López Garrido, el socialista con pinta de mexicano que no sé si representa a España en Europa o a Europa en España, es un tipo tan anticuado que lee periódicos de quiosco: como los de información general le salen de balde, los pilla todos, pero, a cambio, negocia con el quiosquero que le regale el «Marca», la biblia de Rajoy, para saber por dónde va a ir el marianismo, el ismo de Mariano, que respira la misma euforia que «La Roja» (bobada propuesta por el Sabio de Hortaleza para no herir la sensibilidad de sus seleccionados periféricos, que prefieren no tener que decir «España»), sólo que Mariano, en lugar de ponerse la bufanda de Manolo el del bombo, se pone la «kefiya» de María Cospedal y canta el oé, oé, oé en la oreja de Gallardón, que aprovecha el Mundial para redactar sus artículos de fondo sobre el Oriente Próximo. Pero ahora no piensa uno en los artículos de fondo de Gallardón ni en la «kefiya» de Mariano, sino en ese López Garrido llevando bajo el brazo el «Marca» con la portada del «rojicidio» africano de la navaja suiza. En Madrid, sólo Sinforiano de Mendieta, acostumbrado a intimar con la precisión suiza, y yo, que me guío por el rastro que deja un ángel al pasar, sabíamos antes del partido que Suiza lo iba a ganar. Estábamos en la puerta del Wellington cuando Esperanza Aguirre fue abordada por un grupo de bomberos en pública protesta. Frente a los bomberos, desplegados, otros tantos policías. Y se decidió el encuentro como las batallas del Renacimiento: cada partido calculó sus fuerzas (todo el mundo sabe que, a las malas, un bombero vale por varios policías) y la presidenta se acercó a negociar. Es lo que sucedió en el España-Suiza del Mundial, donde los suizos hacían de bomberos pobres frente a los formidables guardias «rojos» de Del Bosque arengados por Camacho: «Los que jueguen contra nosotros son los que tienen que tener miedo». ¿Por qué, si Casillas no juega con ellos?