EL PUNTO DE MADRID

Gallardón pide árnica

Gallardón quiere hacernos ver que su deuda es astronómica porque él si que sabe dónde destinar los fondos

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Para aproximarse a la deuda del Ayuntamiento se ha habilitado un telescopio en el Planetario. El alcalde quiere hacernos ver que su deuda es astronómica porque él si que sabe dónde destinar los fondos. Su teoría es que los otros alcaldes, y presidentes autonómicos, son unos manirrotos.

Lo que Gallardón le pide al Gobierno va más allá de refinanciar la mayor deuda municipal de España, lo que le está pidiendo es que le premien. Olvida que antes que él esta ciudad tuvo otro regidor de su mismo partido, (que hasta lograba mayorías absolutas sin mayores ambiciones), y que conseguía cuadrar los balances con dignidad. Pero el estilo de Álvarez del Manzano se vio superado por una perspectiva más neoyorkina que ha llevado a crear unos «muy transitados» carriles bicis en Serrano así como a colocar a Colón sobre un pedestal de cemento que ya quisieran en la presa egipcia de Asuán. Amén de unos bancos en el barrio de Salamanca que están entre lo incómodo, lo birria, y lo inútil. Súmese la inversión en la Calle 30, en el centenario de la Gran Vía, y en los múltiples fastos olímpicos, y se llegará al concepto deuda en grado superlativo. Y, ahora, pide árnica para que Zapatero le perdone.