Una visitante en el stand de los monjes tibetanos - ERNESTO AGUDO

Energía y suerte en el invernadero

Tarot, masajes, talleres, conferencias y conciertos al alcance de todos dentro de la VII Feria Esotérica y Alternativa

MADRID Actualizado:

Acercarse al «Pozo de los Deseos», percibir el olor a incienso y a flores, ver caras agradables y mensajes cargados de energía en tiempos tan difíciles como los que estamos viviendo no sin antes recibir un buen masaje o descubrir las técnicas para la meditación profunda y el positivismo. Todo esto está a nuestro alcance en la VII Feria Esotérica y Alternativa que se celebra, hasta el próximo 14 de noviembre, en el Invernadero-Jardín del AVE de la Estación de Atocha. Un auténtico paseo por la avenida de las buenas vibraciones.

En este espacio, que cuenta con 56 stand lo que manda es la «botella medio llena», nunca «medio vacía», como nos dice la directora de este evento, Rosa María Fernández. «Hay crisis, sí. Pero la forma de encarar las situaciones adversas —añade—, el simple hecho de conseguir que nuestra predisposición sea buena, nos allana mucho el terreno. Aquí no hay truco ni cartón. No es nuestra forma de hacer las cosas. Llevamos muchos años haciendo esta feria y siempre la cerramos con un resultado muy positivo y alentador».

«Pozo de los deseos»

Tampoco hay magia. Ni oculta ni negra. Todo es blanco y transparente. Tenderetes con telas coloridas, luz a raudales entre la vegetación del invernadero de Atocha. Entre medias, consultas de videncia, astrología, tarot, terapias alternativas, masajes, reiki y medicina tibetana.

Todos los puestos tienen su afluencia y su público. Pero, hasta ayer, el más concurrido era ese «Pozo de los Deseos», la novedad de esta edición. Es fácil. Se escribe un deseo en una cuartillita de papel que allí mismo facilitan. Luego, con la mano izquierda, se dobla y se introduce en una especie de cazo. Ahí queda. Las monedas, tres, se echan con la mano derecha. Y a soñar, que no cuesta. Lo que se recaude de este pozo se va a destinar a la construcción de un pozo de agua y, si llega, para una escuela en una aldea de Malawi.

Salud, dinero y amor

«Este año, porque sigue la crisis, lo que se pide es mucho trabajo. Y salud, eso siempre. Lo del amor ha pasado a un tercer plano, pero también está muy presente», asegura Fernández. Según sus cálculos, este año, las consultas de videntes han aumentado un 60 por ciento, «y notamos que son los hombres los que más vienen porque, hasta ahora, eran más las mujeres, sobre todo madres para pedir trabajo para sus hijos», explica la directora de la feria.

Éxito también es que está logrando Iñaki Intxaurrandieta con su libro «Despierta para soñar», todo un canto al despertar de las conciencias «para, entre todos, hacer un mundo mejor», dice el autor.

Dicen por aquí, que en esta feria Esotérica y Alternativa no hay que perderse casi nada. Por ejemplo, el Concierto de cuencos tibetanos de esta mañana, a las doce, o la conferencia sobre el karma, la energía, la intuición ... Y gratis. ¡A disfrutar!