Claves de la propuesta colegial

Los ingenieros de Caminos alegan al nuevo Estudio de Impacto Ambiental

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Colegio de Caminos, cuyo decano es Miguel Ángel Carrillo, dice que su proyecto aumenta un 20% la capacidad circulatoria en el Eje Prado-Recoletos

Proponen dos túneles entre Atocha y Cibeles de 1,5 kilómetros cada uno, a escasa profundidad, con tres carriles cada uno. Saldría la mitad de barato y estarían en tres años

Además de conservar el arbolado actual de la zona, se quieren recuperar espacios peatonales que hoy se destinan al vehículo privado y usos recreativos para potenciar el atractivo de la zona

Uno o dos túneles de kilómetro y medio cada uno, de coste reducido y a escasa profundidad entre Atocha y Cibeles. Es la propuesta del Colegio de Ingenieros de Caminos de Madrid en su nuevo informe de alegaciones al Estudio de Impacto Ambiental al Plan Especial Eje Prado-Recoletos.

La reforma del Eje Prado-Recoletos es la «joya de la corona» para el Ayuntamiento de Madrid. Una obra de las más emblemáticas para Ruiz-Gallardón que quedó paralizada a finales de 2008 por falta de presupuesto a consecuencia de la crisis. Del Plan sólo se ha realizado la rehabilitación de la plaza de las Cortes ya que sí estaba presupuestada y «era necesaria» por razones de seguridad, así como el traslado del monumento de Colón al centro de la plaza.

El 17 de junio la Junta de Gobierno del Consistorio madrileño abrió un nuevo periodo de información pública para presentar alegaciones a la reforma del Eje. Es, sin embargo, el Gobierno regional el que tiene que aprobar el Estudio de Impacto Ambiental. El plazo de alegaciones finaliza el 8 de agosto.

El Ayuntamiento barajó, en su día, seis alternativas.Las dos últimas preveían túneles entre Atocha y Cibeles por donde, cada día, circulan una media de 100.000 vehículos. Al final, el equipo de Ruiz-Gallardón optó por la alternativa número 4, sin túneles.

La institución colegial habla de túneles entre Atocha y Cibeles, bajo las calzadas actuales.«La solución soterrada aumentaría —dicen— en un 20 por ciento la capacidad de circulación en el Eje Prado-Recoletos», especialmente ante la reducción prevista a dos carriles. Las galerías que propone el colegio costarían, dicen, la mitad justa respecto al proyecto del Ayuntamiento y estarían en funcionamiento en un plazo inferior a tres años. Cada uno tendría tres carriles de circulación a base de aprovechar las actuales calzadas. «Esta canalización del tráfico —señalan desde la organización colegial—, contaría con gálibo reducido entre 3,5 y 4,5 metros y con rampas de acceso al norte de

Atocha en la parte sur y con la posibilidad de situar la parte norte antes o inmediatamente después de Cibeles. «Esta solución —aseguran—es perfectamente factible» con el túnel ferroviario Atocha-Chamartín y con las líneas de Metro transversales (la 1 y la 2). También conservaría el arbolado.